Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

María Crucificada di Rosa; Urbez; Jacob

Santo del día

III de Adviento 3ª del salterio Is 54,1-10 / Sal 29 / Lc 7,24-30


 



Evangelio: según san Lucas 7,24-30


Cuando se marcharon los mensajeros de Juan, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? ¿O qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con lujo? Los que se visten fastuosamente y viven entre placeres están en los palacios. Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. Él es de quien está escrito: “Yo envío mi mensajero delante de ti para que prepare el camino ante ti”. Os digo que entre los nacidos de mujer nadie es más grande que Juan. Aunque el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él». Al oírlo, toda la gente, incluso los publicanos, que habían recibido el bautismo de Juan, bendijeron a Dios. Pero los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos.


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: La grandeza que otorga creer en Jesús


Muchos de los oyentes de Jesús habían salido al desierto a escuchar a Juan, pero ¿habían descubierto su identidad y su misión? Jesús se la resume en un solo rasgo, el más característico, el que mejor le define. Ya Zacarías, su padre, la había anunciado: «Y tú, niño, profeta del Altísimo, irás delante del Señor a preparar su camino». Juan ha preparado el camino para la aparición definitiva de Dios que tiene lugar en Jesús, el que viene para «iluminar a los que yacían en sombras de muerte», el que trae «la salvación y el perdón de los pecados». Por eso es el último de los profetas, mayor que todos ellos. Pero, ¿quién es ese «más pequeño en el reino de Dios que es mayor que Juan Bautista?». Algunos comentaristas, con apoyo en los Padres de la Iglesia, dicen que es Jesús, que se abajó hasta hacerse bautizar por Juan, pero en quien se hace realidad el tiempo de la salvación que Juan solo anunciaba. Otros dicen que ese «más pequeño en el reino de Dios» se refiere a los discípulos de Jesús, dichosos porque han visto la salvación acaecida en Jesús.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos