Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

S. Juan Diego Cuauhtlatoatzin, m.l.; Leocadia; Pedro Fourier; Narcisa

Santo del día

II de Adviento 2ª del salterio Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19


 



Evangelio: según san Mateo 11,16-19


En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «¿A quién se parece esta generación? Se parece a los niños sentados en la plaza que gritan a otros: “Hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos cantado lamentaciones y no habéis llorado”. Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”. Pero los hechos dan razón a la sabiduría de Dios».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: ¿Indiferentes a Jesús y su mensaje?


Una parábola original: unos muchachos proponen a otros dos juegos diferentes y no consiguen interesarlos con ninguno de los dos. Los concernidos por ella son la generación de los oyentes de Jesús, que estimaron duro y exigente a Juan Bautista y su llamada a la conversión para el perdón de los pecados, y no lo acogieron; y a Jesús, que anuncia la buena noticia del reino de Dios, que predica «la llegada del novio» y su consiguiente alegría, lo tachan de comilón y bebedor, se escandalizan de su acogida a publicanos y pecadores y lo rechazan hasta tramar su muerte. La sabiduría personificada de Dios a la que apela la conclusión se refiere a Dios mismo y su poder que guía la historia y que se ha manifestado en Juan, en Jesús y en sus obras. Una vez más Jesús reprocha la incapacidad de su generación para interpretar sus palabras, sus curaciones, sus signos, como llamadas de Dios a la aceptación de su persona y de su mensaje. ¿No tiene nuestra generación, indiferente a Jesús y su mensaje, bastante en común con la interpelada en esta parábola? ¿No nos distinguimos también muchos de los cristianos actuales por el contagio de la indiferencia ambiental y nuestra incapacidad de «reconocer la Sabiduría por sus obras»?


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos