Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

Sta. Isabel de Hungría, m.o.; Acisclo y Victoria; Alfonso Rodríguez; Dionisio; Gregorio de Tours; Hugo

Santo del día

XXXIII del T.O. 1ª del salterio Ap 5,1-10 / Sal 149 / Lc 19,41-44


 



Evangelio: según san Lucas 19,41-44


En aquel tiempo, al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, le dijo llorando: «¡Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz! Pero no: está escondido a tus ojos. Llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el momento de mi venida».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Reconocer el momento de la venida del Señor


En el último tramo de la subida a Jerusalén, aclamado como «el que viene en el nombre del Señor», Jesús, a la vista de la ciudad, se lamenta sobre la suerte que le aguarda y llora por ella. Ya lo habían hecho antes los profetas. Esta vez Jesús se queja de que ella, la ciudad que lleva inscrita en su nombre la palabra «paz», no haya acogido el mensaje de paz que él le trae. ¿Cómo puede ser que Jesús, que ha realizado prodigios asombrosos, no pueda hacer otra cosa que llorar por la ciudad a la que tanto quiere, incapaz de cambiar su suerte? Su llanto encierra un doble misterio. Dios, que ha creado al hombre a su imagen, poniéndolo a su altura de sujeto, se ha impuesto la limitación de solo poder salvarlo contando con su libertad. Y Jerusalén no ha acogido a Jesús, como lo habían hecho el ciego de Jericó, Zaqueo y los discípulos que le acompañan. Le va a rechazar abiertamente: «No tenemos, dirán en la pasión, otro rey que el César». El mensaje de paz de Jesús ha quedado escondido para ella, y las tropas de ese a quien ellos declararán tener por rey van a arrasarla, porque no ha conocido a quien venía a visitarla en nombre de Dios «para guiar sus pasos por los caminos de la paz». ¿Habrá llorado Jesús también sobre nosotros al llorar sobre Jerusalén? ¿Sabremos nosotros escuchar y acoger el mensaje de paz que Jesús trae a nuestra vida?


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos