Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

Sta. Rosa de Lima, m.l.; Claudio; Minervo; Ovidio

Santo del día

XXI del T.O. 1ª del salterio 2Tes 2,1-3a.14-17 / Sal 95 / Mt 23,23-26


 



Primera Lectura: 2 Tesalonicenses 2,1-3a.14-17


Hermanos, a propósito de la venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, os rogamos que no perdáis fácilmente la cabeza ni os alarméis por alguna revelación, rumor o supuesta carta nuestra, como si el día del Señor estuviera encima. Que nadie en modo alguno os engañe. Dios os llamó por medio de nuestro Evangelio para que lleguéis a adquirir la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así, pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta. Que el mismo Señor nuestro, Jesucristo, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado y nos ha regalado un consuelo eterno y una esperanza dichosa, consuele vuestros corazones y os dé fuerza para toda clase de palabras y obras buenas.


 ___________________________________________________________________________________________________________


 


Salmo responsorial: Salmo 95,10.11-12a.12b-13


 


Llega el Señor a regir la tierra.


 


Decid a los pueblos: «El Señor es rey: él afianzó el orbe, y no se moverá; él gobierna a los pueblos rectamente».


 


Alégrese el cielo, goce la tierra, retumbe el mar y cuanto lo llena; vitoreen los campos y cuanto hay en ellos.


 


Aclamen los árboles del bosque, delante del Señor, que ya llega, ya llega a regir la tierra: regirá el orbe con justicia y los pueblos con fidelidad.
___________________________________________________________________________________________________________


 



Evangelio: según san Mateo 23,23-26


En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello! ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis rebosando de robo y desenfreno! ¡Fariseo ciego!, limpia primero la copa por dentro y así quedará limpia también por fuera.


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Actualidad de los profetas


En la ley estaba establecida la obligación de pagar el diezmo de los cereales, el mosto y el aceite para el mantenimiento del templo y su servicio. Pero los fariseos la extendían a productos incluso insignificantes, haciéndola extraordinariamente onerosa y difícil de cumplir por el pueblo. Jesús recuerda a los dirigentes las enseñanzas unánimes de los profetas que centraron la ley en las actitudes fundamentales para con Dios y la práctica del amor y la justicia para con los hombres, con especial atención a las obras de misericordia para con los pobres: «Esto, dice uno de ellos, es lo que manda el Señor: juzgar con verdad y justicia y hacer obras de misericordia. No hagáis agravio a la viuda, al huérfano, al extranjero y al pobre… Pero ellos no quisieron escuchar y, rebeldes, le dieron la espalda». Los escribas y fariseos con sus conductas estarían repitiendo las que los profetas habían condenado en nombre de Dios. Jesús les reprocha después que se preocupen de las apariencias y descuiden la rectitud de su interior. Escuchemos las advertencias de Jesús en lo que puedan tener de condenas de actitudes y conductas de nuestro cristianismo.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos