Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

Sta.Lucía, m.o.; Otilia; Bartolo; Orestes; Eugenio; Eustracio

Santo del día

III de Adviento 3ª del salterio Sof 3,1-2.9-13 / Sal 33 / Mt 21,28-32


 



Evangelio: según san Mateo 21,28-32


En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”. Él le contestó: “No quiero”. Pero después se arrepintió y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: “Voy, señor”. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?». Contestaron: «El primero». Jesús les dijo: «Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Muchos últimos serán primeros


La parábola sirve para ilustrar un tema permanente en la enseñanza de Jesús. Lo importante en nuestra relación con Dios no es lo que le decimos, sino lo que hacemos. De los escribas y fariseos ha criticado sobre todo que «dicen y no hacen». No el que dice: «Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos…»; el que oye la palabra y no la cumple, edifica su vida sobre arena. La novedad del texto está en la conclusión que extrae de la parábola en relación con los escribas y fariseos. Los más detestables para ellos: los publicanos y las meretrices les precederán en el reino de los cielos. Todos acudieron a escuchar al Bautista, pero mientras ellos preguntaron: qué debemos hacer y lo hicieron; «los fariseos y los doctores de la ley frustraron el plan de Dios para con ellos y rechazaron el bautismo de Juan» (Lc 7,29). Las palabras de Jesús están también dirigidas a nosotros. Ojalá las escuchemos, nos preguntemos qué quieren decirnos ahora a nosotros y obremos en consecuencia.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos