Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

Fidel de Sigmaringa; Gregorio de Elvira; Benito Menni; María de Sta. Eufrasia Pelletier

Santo del día

1ª del salterio He 14,21b-27 / Sal 144 / Ap 21,1-5a / Jn 13,31-33a.34-35


 



Primera Lectura: Hechos 14,21b-27


En aquellos días, Pablo y Bernabé volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios. En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.


 ___________________________________________________________________________________________________________


 


Salmo responsorial: Salmo 144,8-9.10-11.12-13ab


 


Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey. (O bien: Aleluya)


 


El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.


 


Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas.


 


Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad.


 ___________________________________________________________________________________________________________


 


Segunda lectura: Apocalipsis 21,1-5a


Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han pasado, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres: acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será su Dios. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado». Y el que estaba sentado en el trono dijo: «Todo lo hago nuevo».

___________________________________________________________________________________________________________



 


Evangelio: según san Juan 13,31-33a.34-35


Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Como yo os he amado


Es el comienzo del primer discurso de despedida del evangelio de san Juan. Un discurso dirigido a «los suyos», sus «hijitos», con la expresión más entrañable de todas las que ha utilizado Jesús para sus discípulos. Un discurso que Unamuno decía que «hay que leer de hinojos», de rodillas. En su brevedad contiene tres partes: la primera se refiere a la identidad de Jesús que por su muerte y su resurrección glorifica al Padre y ha sido glorificado por él. Jesús, que como Mesías e Hijo de Dios mantiene con el Padre la relación única que la fe cristiana confiesa de él y que permite afirmar que «ya no se puede pensar a Dios con independencia de Jesús, ni se puede entender a Jesús sin esa referencia al Padre». La segunda parte del texto ofrece la razón de la despedida: la muerte de Jesús, su paso al Padre, va a suponer el final de su presencia visible entre los suyos. Para la nueva etapa, Jesús da a los suyos un mandamiento nuevo. El amor, razón y contenido del designio del Padre: «Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo»; razón de la vida y la muerte de Jesús: «Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo», tiene que ser la norma de vida de los discípulos y la señal de su identidad. El amor mutuo, amor a ejemplo del de Jesús, a su estilo y a su medida sin medida, hará de los discípulos de Jesús sus testigos a lo largo de la historia. No cabe duda: el amor es el corazón del cristianismo; es el aliento de la vida cristiana.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos

26/10/2018

Presentación del libro Nelson Mandela

Presentación del libro Nelson Mandela de Javier Fariñas