Etapas de la formación paulina

Postulantado

Es el tiempo de preparación para el noviciado, el postulantado ayuda al candidato a percibir concretamente la propia vocación en relación con el Carisma Paulino. Por consiguiente, durante este período se realizarán los estudios de Comunicación y Filosofía. Además, en este ciclo de formación se debe verificar en modo particular el grado de cultura religiosa del postulante, asegurándose que el candidato está en plenas facultades para realizar el Noviciado. La duración de este ciclo ordinariamente tiene un tiempo de dos años, pero llegar a extenderse por: solicitud del candidato, estudios universitarios; en otras. Por otro lado, al candidato, en particular, se le ha de presentar de manera explícita las dos formas de ser Paulino, es decir, Hermano o Sacerdote.

Noviciado

Es el período en el que la persona candidato o novicio a seguir el camino de la vida religiosa adquiere los fundamentos de la Congregación que sostendrán su compromiso. Además durante este proceso los novicios no se dedicarán a otros estudios o cometidos no encuadrados en dicha formación. Su duración está programada para un año, donde se les da a conocer y a entrañar lo referente a al reino de Dios y la vida religiosa Paulina; cultivando el debido desprendimiento de todos lo demás, es decir, se les prepara para hacer vida los consejos evangélicos de: Castidad, Pobreza, Obediencia y Fidelidad al Papa en cuanto concierne al Apostolado.

Juniorado

Por Juniorado se entiende el período de formación que sigue al noviciado y precede a la profesión perpetua. Tiene por finalidad el llevar a los jóvenes religiosos a la plena madurez de su vocación, ahondando y abrazando todos los aspectos de la formación, de modo que el candidato puede emitir la profesión perpetua con plena responsabilidad y libertad.

Formación Continua

Objetivo de la Formación continua consiste el que el religioso Paulino se dedique a cultivar los elementos fundamentales del Carisma Paulino, recibidos durante la formación inicial de formación, actualizándose de tal modo que pueda, conforme a las exigencias de la misión ejercer con total entrega el apostolado Paulino.