Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Primera Carta a Timoteo

El jefe de la comunidad
3
1 Es muy cierta esta afirmación: «El que aspira a presidir la comunidad, desea ejercer una noble función». 2 Por eso, el que preside debe ser un hombre irreprochable, que se haya casado una sola vez, sobrio, equilibrado, ordenado, hospitalario y apto para la enseñanza. 3 Que no sea afecto a la bebida ni pendenciero, sino indulgente, enemigo de las querellas y desinteresado. 4 Que sepa gobernar su propia casa y mantener a sus hijos en la obediencia con toda dignidad. 5 Porque si no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar la Iglesia de Dios? 6 Y no debe ser un hombre recientemente convertido, para que el orgullo no le haga perder la cabeza y no incurra en la misma condenación que el demonio. 7 También es necesario que goce de buena fama entre los no creyentes, para no exponerse a la maledicencia y a las redes del demonio.
Los diáconos
8 De la misma manera, los diáconos deben ser hombres respetables, de una sola palabra, moderados en el uso del vino y enemigos de ganancias deshonestas. 9 Que conserven el misterio de la fe con una conciencia pura. 10 Primero se los pondrá a prueba, y luego, si no hay nada que reprocharles, se los admitirá al diaconado. 11 Que las mujeres sean igualmente dignas, discretas para hablar de los demás, sobrias y fieles en todo. 12 Los diáconos deberán ser hombres casados una sola vez, que gobiernen bien a sus hijos y su propia casa. 13 Los que desempeñan bien su ministerio se hacen merecedores de honra y alcanzan una gran firmeza en la fe de Jesucristo.
El misterio de Cristo
14 Aunque espero ir a verte pronto, te escribo estas cosas 15 por si me atraso. Así sabrás cómo comportarte en la casa de Dios, es decir, en la Iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. 16 En efecto, es realmente grande el misterio que veneramos:
16 Él se manifestó en la carne,
16 fue justificado en el Espíritu,
16 contemplado por los ángeles,
16 proclamado a los paganos,
16 creído en el mundo
16 y elevado a la gloria.

VOLVER