Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Primera Carta a los Corintios

ABUSOS Y DESÓRDENES EN LA COMUNIDAD
21Después de la partida de Pablo, la comunidad de Corinto había crecido en forma sorprendente. Pero la conversión a la fe cristiana no había transformado repentinamente a los creyentes, y algunos llevaban una conducta indigna, sobre todo en el terreno sexual. Pablo los denuncia enérgicamente: una cosa es «la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rom. 8. 21) y otra muy distinta el libertinaje. Su exhortación se funda en la condición del cristiano y en las exigencias de la Vida nueva según el Espíritu: «¿No saben acaso que sus cuerpos son miembros de Cristo» y «templo del Espíritu Santo, que habita en ustedes y que han recibido de Dios?» (6. 15, 19).
21Al mismo tiempo, y no sin cierto sarcasmo, el Apóstol reprocha a los corintios su incapacidad para resolver los conflictos surgidos dentro de la comunidad entre los que «han sido purificados, santificados y justificados en el nombre de nuestro Señor Jesucristo» (6. 11). La mera existencia de estos conflictos es ya de por sí un escándalo. Mucho más lo es el hecho de recurrir a los tribunales paganos, en lugar de encontrar la manera de solucionarlos fraternalmente.
Un caso de incesto
5
1 Es cosa pública que se cometen entre ustedes actos deshonestos, como no se encuentran ni siquiera entre los paganos, ¡a tal extremo que uno convive con la mujer de su padre! 2 ¡Y todavía se enorgullecen, en lugar de estar de duelo para que se expulse al que cometió esa acción! 3 En lo que a mí respecta, estando ausente con el cuerpo pero presente con el espíritu, ya lo he juzgado, como si yo mismo estuviera allí. 4 Es necesario que ustedes y yo nos reunamos espiritualmente, en el nombre y con el poder de nuestro Señor Jesús, 5 para que este hombre sea entregado a Satanás: así se perderá su carne, pero se salvará su espíritu en el Día del Señor.
El pan ácimo de la santidad
6 ¡No es como para gloriarse! ¿No saben que «un poco de levadura hace fermentar toda la masa»? 7 Despójense de la vieja levadura, para ser una nueva masa, ya que ustedes mismos son como el pan sin levadura. Porque Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado. 8 Celebremos, entonces, nuestra Pascua, no con la vieja levadura de la malicia y la perversidad, sino con los panes sin levadura de la pureza y la verdad.
La actitud frente a los hermanos deshonestos
9 En una carta anterior, les advertí que no se mezclaran con los deshonestos. 10 No quiero decir que se aparten por completo de los deshonestos de este mundo, de los avaros, de los ladrones y de los idólatras: de ser así, tendrían que abandonar este mundo. 11 Lo que quise decirles es que no se mezclen con aquellos que, diciéndose hermanos, son deshonestos, avaros, idólatras, difamadores, bebedores o ladrones: les aconsejo que ni siquiera coman con ellos. 12 No es asunto mío juzgar a los que están fuera de la Iglesia. Ustedes juzguen a los que están dentro; 13 porque a los de afuera los juzga Dios.
13 Expulsen al perverso de en medio de ustedes.

VOLVER