Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Primera Carta de san Juan

PRÓLOGO
1Lo mismo que en el Prólogo de su Evangelio, Juan comienza su primera Carta presentando a Jesús como la «Palabra de Vida» (1. 1), que existía desde el principio en Dios y se hizo visible a los hombres. Cristo es, en efecto, la máxima y definitiva expresión de Dios. Él posee la plenitud de la Vida divina y nos hace partícipes de ella, para que entremos en comunión con él y con su Padre (1. 3). Como en el cuarto Evangelio (Jn. 19. 35; 21. 24), también aquí Juan insiste en su condición de testigo ocular del Señor (1. 2).
1
1 Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído,
1 lo que hemos visto con nuestros ojos,
1 lo que hemos contemplado
1 y lo que hemos tocado con nuestras manos
1 acerca de la Palabra de Vida,
1 es lo que les anunciamos.
2 Porque la Vida se hizo visible,
2 y nosotros la vimos y somos testigos,
2 y les anunciamos la Vida eterna,
2 que existía junto al Padre
2 y que se nos ha manifestado.
3 Lo que hemos visto y oído,
3 se lo anunciamos también a ustedes,
3 para que vivan en comunión con nosotros.
3 Y nuestra comunión es con el Padre
3 y con su Hijo Jesucristo.
4 Les escribimos esto
4 para que nuestra alegría sea completa.
EXHORTACIÓN A VIVIR EN LA LUZ
4«Dios es luz» (1. 5). ¡Qué hermosa noticia! La metáfora de la luz aplicada a Dios era frecuente en las religiones antiguas. También san Juan la utiliza, como lo hace Pablo cuando dice que Dios «habita en una luz inaccesible» (1 Tim. 6. 16). Y el autor de esta Carta nos advierte que para entrar en comunión con Dios es necesario «caminar» en la luz (1. 7). Así retoma una típica expresión bíblica que equivale a «vivir en la luz».
4Si queremos vivir en la luz, tenemos que comenzar por reconocer nuestra condición de pecadores y dejarnos justificar por Jesucristo (1. 8 - 2. 2). De ahí en más, debemos cumplir los mandamientos de Dios. Esta es la señal de que conocemos verdaderamente a Dios (2. 3). El otro conocimiento, el meramente intelectual, es un engaño. Y el gran mandamiento que debemos cumplir, el mandamiento «nuevo» y «antiguo» a la vez, es el del amor al prójimo (2. 7). «El que no ama a su hermano, está en las tinieblas» (2. 11) y, por lo tanto, no puede conocer a Dios como se nos dice abiertamente al final de la Carta.
Dios es luz
5 La noticia que hemos oído de él
5 y que nosotros les anunciamos, es esta:
5 Dios es luz, y en él no hay tinieblas.
6 Si decimos que estamos en comunión con él
6 y caminamos en las tinieblas,
6 mentimos y no procedemos conforme a la verdad.
7 Pero si caminamos en la luz,
7 como él mismo está en la luz,
7 estamos en comunión unos con otros,
7 y la sangre de su Hijo Jesús
7 nos purifica de todo pecado.
El reconocimiento de nuestros pecados
8 Si decimos que no tenemos pecado,
8 nos engañamos a nosotros mismos
8 y la verdad no está en nosotros.
9 Si confesamos nuestros pecados,
9 él es fiel y justo
9 para perdonarnos
9 y purificarnos de toda maldad.
10 Si decimos que no hemos pecado,
10 lo hacemos pasar por mentiroso,
10 y su palabra no está en nosotros.

VOLVER