Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Jueces

El canto de Débora y Barac: Preludio
5
1 Aquel día, Débora y Barac entonaron este canto:
2 “Porque en Israel van con los cabellos sueltos,
2 porque el pueblo se ofreció voluntariamente,
2 ¡bendigan al Señor!
3 ¡Escuchen, reyes! ¡Presten oído, príncipes!
3 Yo voy a cantar, voy a cantar al Señor,
3 celebraré al Señor, el Dios de Israel.
4 Señor, cuando tú saliste de Seír,
4 cuando avanzabas desde las estepas de Edóm,
4 tembló la tierra, fluyeron los cielos,
4 y hasta las nubes se deshicieron en torrentes;
5 se diluyeron las montañas,
5 delante del Señor –el del Sinaí–
5 delante del Señor, el Dios de Israel.
La situación de Israel antes de la batalla
6 En los días de Samgar, hijo de Anat,
6 en los días de Jael, estaban desiertos los caminos;
6 los que antes iban por los senderos
6 tomaban por sendas desviadas.
7 Ya no había más jefes,
7 no había ni uno solo en Israel,
7 hasta que te levantaste tú, Débora,
7 hasta que te levantaste tú, madre en Israel.
8 La gente elegía dioses nuevos,
8 la guerra ya estaba a las puertas;
8 no se veía ni un escudo ni una lanza
8 entre cuarenta mil hombres de Israel.
Invitación a celebrar la victoria
9 Mi corazón está con los caudillos de Israel,
9 con los voluntarios del pueblo.
9 ¡Bendigan al Señor!
10 Ustedes, los que cabalgan en asnas blancas,
10 montados sobre tapices,
10 y los que marchan por el camino, ¡atiendan bien!
11 ¡Escuchen a los arqueros
11 junto a los pozos de agua!
11 Allí se narran los actos de justicia del Señor,
11 las gestas de su dominio en Israel,
11 cuando el pueblo del Señor bajó a las Puertas.
Las tribus reunidas para el combate
12 ¡Despierta, Débora, despierta!
12 ¡Sí, despierta, entona un canto!
12 ¡Arriba, Barac,
12 llévate a tus cautivos, hijo de Abinóam!
13 Entonces bajó el resto de los nobles,
13 el pueblo del Señor bajó en mi defensa con los héroes.
14 Lo mejor de Efraím está en el valle,
14 detrás de ti va Benjamín, entre tus tropas.
14 De Maquir bajaron los caudillos,
14 y de Zabulón, los que empuñan el bastón de mando.
15 Los príncipes de Isacar están con Débora:
15 sí, Isacar, firme junto a Barac,
15 se lanza tras sus pasos en el valle.
Reproches contra las tribus no combatientes
15 Junto a los arroyos de Rubén
15 hay grandes deliberaciones.
16 ¿Por qué estás sentado entre los corrales,
16 oyendo los silbidos de los que arrean los rebaños?
16 Junto a los arroyos de Rubén
16 se hacen muchas indagaciones.
17 Galaad vive tranquilo al otro lado del Jordán
17 y Dan ¿por qué se queda en las naves?
17 Aser habita a la orilla del mar
17 y vive tranquilo en sus embarcaderos.
Elogio de Zabulón y Neftalí
18 Zabulón es un pueblo que desafía a la muerte,
18 igual que Neftalí, sobre las alturas del campo.
El relato de la batalla
19 Llegaron los reyes al combate:
19 entonces combatieron los reyes de Canaán,
19 en Taanac, junto a las aguas de Meguido,
19 pero no recogieron plata como botín.
20 Desde el cielo combatieron las estrellas,
20 desde sus órbitas combatieron contra Sísara.
21 ¡El torrente Quisón los arrastró,
21 el antiguo torrente, el torrente Quisón!
21 ¡Avanza, alma mía, con denuedo!
22 Los cascos de los caballos
22 martillaron el suelo, al galope, al galope de sus corceles.
23 ¡Maldigan a Meroz, dice el Ángel del Señor,
23 sí, maldigan a sus habitantes!
23 Porque no acudieron en auxilio del Señor,
23 en auxilio del Señor, junto a los héroes.
La muerte de Sísara
24 ¡Bendita entre las mujeres sea Jael,
24 la mujer de Jéber, el quenita!
24 ¡Bendita entre las mujeres que habitan en carpas!
25 Sísara pidió agua, ella le dio leche,
25 le ofreció cuajada en taza de príncipes.
26 Extendió su mano hacia la estaca,
26 y su derecha, hacia el martillo de los trabajadores;
26 martilló a Sísara, le partió la cabeza,
26 le machacó y le atravesó la sien.
27 Él se desplomó a sus pies,
27 cayó y quedó tendido;
27 se desplomó, cayó a sus pies,
27 allí donde se desplomó, yace aniquilado.
La consternación de la madre de Sísara
28 La madre de Sísara se asoma por la ventana,
28 a través del enrejado, y se lamenta:
28 ‘¿Por qué tarda en llegar su carro?
28 ¿Por qué se han retrasado
28 sus carros de combate?’.
29 La más sagaz de sus princesas le responde,
29 y ella misma se repite estas palabras:
30 ‘Seguro que están recogiendo y repartiendo el botín;
30 una cautiva, dos cautivas para cada guerrero,
30 paños de colores como botín para Sísara,
30 una tela, dos telas recamadas para mi cuello’.
Conclusión
31 ¡Que así desaparezcan todos tus enemigos, Señor,
31 y los que te aman sean como el sol
31 cuando despunta con toda su fuerza!”.
31 Y hubo paz en el país durante cuarenta años.

VOLVER