Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

98 (97)
12Las ideas que desarrolla este “Himno a la realeza del Señor” (Sal. 47; 93; 96 - 97; 99) son muy afines con las del Salmo 96, y su fuente de inspiración es también Is. 40 - 66.
INVITACIÓN A PROCLAMAR LA REALEZA DEL SEÑOR
1 Salmo.
1 Canten al Señor un canto nuevo,
1 porque él hizo maravillas:
1 su mano derecha y su santo brazo
1 le obtuvieron la victoria.
2 El Señor manifestó su victoria,
2 reveló su justicia a los ojos de las naciones:
3 se acordó de su amor y su fidelidad
3 en favor del pueblo de Israel.
3 Los confines de la tierra han contemplado
3 el triunfo de nuestro Dios.
4 Aclame al Señor toda la tierra,
4 prorrumpan en cantos jubilosos.
5 Canten al Señor con el arpa
5 y al son de instrumentos musicales;
6 con clarines y sonidos de trompeta
6 aclamen al Señor, que es Rey.
7 Resuene el mar y todo lo que hay en él,
7 el mundo y todos sus habitantes;
8 aplaudan las corrientes del océano,
8 griten de gozo las montañas al unísono.
9 Griten de gozo delante del Señor,
9 porque él viene a gobernar la tierra:
9 él gobernará al mundo con justicia,
9 y a los pueblos con rectitud.
98 (97)
9Las ideas que desarrolla este “Himno a la realeza del Señor” (Sal. 47; 93; 96 - 97; 99) son muy afines con las del Salmo 96, y su fuente de inspiración es también Is. 40 - 66.
HIMNO AL SEÑOR, REY JUSTO Y SANTO
La realeza universal del Señor
1 ¡El Señor reina! Tiemblan los pueblos.
1 Él tiene su trono sobre los querubines:
1 la tierra vacila.
2 ¡Grande es el Señor en Sión!
3 Él se alza sobre todas las naciones.
3 Alaben tu Nombre grande y temible.
3 ¡Santo es el Señor!
El Señor, rey de justicia
4 Tú eres el rey poderoso que ama la justicia,
4 tú has establecido lo que es recto,
4 tú ejerces sobre Jacob el derecho y la justicia.
5 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,
5 adórenlo ante el estrado de sus pies.
5 ¡Santo es el Señor!
El Señor, legislador de su Pueblo
6 Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes,
6 y Samuel, entre los que invocaban su Nombre,
6 clamaban al Señor y él les respondía.
7 Dios les hablaba desde la columna de nube;
7 ellos observaban sus mandamientos
7 y los preceptos que les había dado.
8 Señor, nuestro Dios, tú les respondías;
8 tú eras para ellos un Dios indulgente,
8 pero te vengabas de sus malas acciones.
9 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios,
9 y adórenlo en su santa Montaña:
9 el Señor, nuestro Dios, es santo.

VOLVER