Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

94 (93)
5El salmista comienza con una angustiosa invocación al Señor, para que se manifieste como Juez de la tierra y castigue a los opresores de su Pueblo (vs 1-7). La segunda parte del Salmo tiene un tono sapiencial, y es un severo reproche a los que ponen en duda el triunfo final de la justicia (vs. 8-15). Por último, el salmista se reconforta a sí mismo, fundado en su propia experiencia de la intervención salvadora de Dios (vs. 16-19) y en la seguridad de que el Señor no puede estar de parte de la injusticia (vs. 20-23).
INVOCACIÓN AL DIOS DE JUSTICIA
Apelación al Juicio de Dios
1 ¡Dios vengador de las injusticias,
1 Señor, Dios justiciero, manifiéstate!
2 ¡Levántate, Juez de la tierra,
2 dales su merecido a los soberbios!
3 ¿Hasta cuándo triunfarán, Señor,
3 hasta cuándo triunfarán los malvados?
4 ¿Hasta cuándo hablarán con arrogancia
4 y se jactarán los malhechores?
5 Ellos pisotean a tu pueblo, Señor,
5 y oprimen a tu herencia;
6 matan a la viuda y al extranjero,
6 asesinan a los huérfanos;
7 y exclaman: “El Señor no lo ve,
7 no se da cuenta el Dios de Jacob”.
Afirmación de la justicia de Dios
8 ¡Entiendan, los más necios del pueblo!
8 y ustedes, insensatos, ¿cuándo recapacitarán?
9 El que hizo el oído, ¿no va a escuchar?
9 El que formó los ojos, ¿será incapaz de ver?
10 ¿Dejará de castigar el que educa a las naciones
10 y da a los hombres el conocimiento?
11 ¡El Señor conoce los planes de los hombres
11 y sabe muy bien que son vanos!
12 Feliz el que es educado por ti, Señor,
12 aquel a quien instruyes con tu ley,
13 para darle un descanso
13 después de la adversidad,
13 mientras se cava una fosa para el malvado.
14 Porque el Señor no abandona a su pueblo
14 ni deja desamparada a su herencia:
15 la justicia volverá a los tribunales
15 y los rectos de corazón la seguirán.
Confianza en el triunfo de la justicia
16 ¿Quién se pondrá a mi favor contra los impíos?
16 ¿Quién estará a mi lado contra los malhechores?
17 Si el Señor no me hubiera ayudado,
17 ya estaría habitando en la región del silencio.
18 Cuando pienso que voy a resbalar,
18 tu misericordia, Señor, me sostiene;
19 cuando estoy cargado de preocupaciones,
19 tus consuelos me llenan de alegría.
20 ¿Podrá aliarse contigo un tribunal inicuo,
20 que comete injusticias en nombre de la ley?
21 Ellos atentan contra la vida de los justos
21 y condenan a muerte al inocente.
22 Pero el Señor es mi fortaleza,
22 mi Dios es la Roca en que me refugio:
23 él les devolverá su misma iniquidad
23 y los destruirá por su malicia.
23 ¡El Señor, nuestro Dios, los destruirá!

VOLVER