Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

91 (90)
17Una sola idea se repite a lo largo de todo este Salmo: los que se refugian en el Señor pueden afrontar confiadamente cualquier dificultad, porque cuentan con la constante y eficaz protección divina. Muchas expresiones tienen evidentemente un carácter hiperbólico, por ejemplo la del v. 13, y sólo pretenden destacar la excepcional providencia con que el Señor cuida de sus fieles. En la parte final del Salmo (vs. 14-16), un oráculo divino confirma la enseñanza del salmista.
LA SEGURIDAD DEL QUE CONFÍA EN DIOS
La protección divina en medio de los peligros
1 Tú que vives al amparo del Altísimo
1 y resides a la sombra del Todopoderoso,
2 di al Señor: “Mi refugio y mi baluarte,
2 mi Dios, en quien confío”.
3 Él te librará de la red del cazador
3 y de la peste perniciosa;
4 te cubrirá con sus plumas,
4 y hallarás un refugio bajo sus alas.
5 No temerás los terrores de la noche,
5 ni la flecha que vuela de día,
6 ni la peste que acecha en las tinieblas,
6 ni la plaga que devasta a pleno sol.
7 Aunque caigan mil a tu izquierda
7 y diez mil a tu derecha,
7 tú no serás alcanzado:
7 4c su brazo es escudo y coraza.
8 Con sólo dirigir una mirada,
8 verás el castigo de los malos,
9 porque hiciste del Señor tu refugio
9 y pusiste como defensa al Altísimo.
10 No te alcanzará ningún mal,
10 ninguna plaga se acercará a tu carpa,
11 porque él te encomendó a sus ángeles
11 para que te cuiden en todos tus caminos.
12 Ellos te llevarán en sus manos
12 para que no tropieces contra ninguna piedra;
13 caminarás sobre leones y víboras,
13 pisotearás cachorros de león y serpientes.
Oráculo del Señor
14 “Él se entregó a mí,
14 por eso, yo lo libraré;
14 lo protegeré, porque conoce mi Nombre;
15 me invocará, y yo le responderé.
15 Estaré con él en el peligro,
15 lo defenderé y lo glorificaré;
16 le haré gozar de una larga vida
16 y le haré ver mi salvación”.

VOLVER