Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

83 (82)
8Israel pide al Señor que repita sus hazañas del pasado (vs. 10-13) y manifieste su dominio sobre toda la tierra (v. 19), derrotando a los enemigos de su Pueblo (vs. 14-18). La coalición mencionada en los vs. 3-6 no se refiere a un hecho histórico determinado, sino que representa simbólicamente la constante oposición de los paganos contra Israel. Esta afirmación se funda en el carácter artificial de la lista que enumera a las naciones coaligadas (vs. 7-9): en ella aparecen reunidos diez de los enemigos tradicionales de Israel, pertenecientes a épocas diversas.
SÚPLICA POR LA LIBERACIÓN DE ISRAEL
1 Canto. Salmo de Asaf.
2 ¡Señor, no te quedes callado,
2 Dios mío, no guardes silencio,
2 no permanezcas inmóvil!
3 Mira cómo se agitan tus enemigos
3 y alzan la cabeza tus adversarios:
4 hacen planes contra tu pueblo
4 y conspiran contra tus protegidos.
5 Dicen: “Vamos a eliminarlos como nación,
5 que ya ni se mencione el nombre de Israel”.
6 Así conspiran de común acuerdo
6 y sellan una alianza contra ti.
7 Son los campamentos de Edóm,
7 los ismaelitas, moabitas y agarenos;
8 Guebal, Amón y Amalec;
8 Filistea, con los habitantes de Tiro;
9 hasta los asirios se aliaron con ellos
9 y prestaron ayuda a los descendientes de Lot.
9 Pausa
10 Trátalos como a Madián y como a Sísara,
10 como a Jabín en el torrente Quisón:
11 ellos fueron exterminados en Endor
11 y se convirtieron en abono de la tierra.
12 Trata a sus jefes como a Oreb y a Zeeb,
12 y a sus príncipes como a Zebá y a Salmaná,
13 los que dijeron: “Conquistemos para nosotros
13 los territorios del Señor”.
14 Conviértelos, Dios mío, en hojarasca,
14 en paja agitada por el viento.
15 Como fuego que abrasa la selva,
15 como llama que incendia las montañas,
16 persíguelos con tu tormenta,
16 llénalos de terror con tu borrasca.
17 Cúbreles el rostro de ignominia,
17 para que busquen tu Nombre, Señor.
18 Queden avergonzados, aterrados para siempre,
18 y desaparezcan llenos de confusión,
19 para que reconozcan que sólo tú
19 llevas el nombre de “Señor”,
19 el Altísimo sobre toda la tierra.

VOLVER