Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

60 (59)
18En esta lamentación, aparecen reflejados los diversos momentos de una acción litúrgica, celebrada con motivo de una grave derrota nacional. En la primera parte (vs. 3-7), la comunidad se queja ante el Señor por la dura prueba a que se vio sometida. Luego viene un oráculo del Señor (vs. 8-10), que promete a su Pueblo la total recuperación de sus antiguos dominios. Este oráculo divino se caracteriza por sus audaces antropomorfismos y por su estilo épico. La parte final del Salmo es una reiteración de la lamentación y de la súplica (vs 11- 13), y una profesión de confianza en el poder de Dios (v. 14). Los vs. 7-14 se vuelven a encontrar en el Salmo 108. 7-14.
LAMENTACIÓN DESPUÉS DE LA DERROTA
1 Del maestro de coro. Según la melodía de “El lirio del testimonio”. Mictán de David. Para enseñar. 2 Cuando luchó contra Arám Naharaim y contra Arám de Sobá, y Joab volvió para derrotar a Edóm, en el valle de la Sal, dando muerte a doce mil hombres.
Queja por la ruina de la nación
3 ¡Tú nos has rechazado, Señor, nos has deshecho!
3 Estabas irritado: ¡vuélvete a nosotros!
4 Hiciste temblar la tierra, la agrietaste:
4 repara sus grietas, porque se desmorona.
5 Impusiste a tu pueblo una dura prueba,
5 nos hiciste beber un vino embriagador.
6 Diste a tus fieles la señal de retirada,
6 para que huyeran de los arqueros. Pausa
7 ¡Sálvanos con tu poder, respóndenos,
7 para que se pongan a salvo tus predilectos!
Promesa de victoria
8 El Señor habló desde su Santuario:
8 “Yo repartiré triunfalmente a Siquém
8 y distribuiré el valle de Sucot.
9 Mío es Galaad, Manasés me pertenece;
9 Efraím es mi yelmo, mi cetro es Judá,
10 Moab es la vasija donde yo me lavo;
10 plantaré mis sandalias en Edóm
10 y cantaré victoria sobre Filistea”.
11 ¿Quién me llevará hasta la ciudad fortificada,
11 quién me conducirá hasta Edóm,
12 si tú, Señor, nos has rechazado
12 y ya no sales con nuestro ejército?
13 Danos tu ayuda contra el adversario,
13 porque es inútil el auxilio de los hombres.
14 Con Dios alcanzaremos la victoria
14 y él aplastará a nuestros enemigos.

VOLVER