Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

46 (45)
18Este canto triunfal contiene una admirable profesión de confianza en el Señor, que está presente en medio de su Pueblo (vs. 4, 8, 12), como una fortaleza inexpugnable (v. 2). El lugar privilegiado de esa presencia divina es la “Ciudad de Dios” (v. 5) -Jerusalén, con su Templo de Sión-que el mismo Señor eligió como Morada (Sal. 132. 13). Desde allí él manifiesta su poder, para asegurar la prosperidad y la paz de su Pueblo (vs. 5, 10), y para librarlo de todos los peligros (vs. 3-4, 6).
18Este Salmo -junto con los Salmos 48; 76; 87- pertenece a un grupo de poemas cultuales, que celebran los privilegios de la Ciudad de Dios, y por eso se denominan “Cantos de Sión”.
LA PRESENCIA SALVADORA DE DIOS EN MEDIO DE SU PUEBLO
1 Del maestro de coro. De los hijos de Coré. Para oboes. Canto.
2 El Señor es nuestro refugio y fortaleza,
2 una ayuda siempre pronta en los peligros.
3 Por eso no tememos,
3 aunque la tierra se conmueva
3 y las montañas se desplomen
3 hasta el fondo del mar;
4 aunque bramen y se agiten sus olas,
4 y con su ímpetu sacudan las montañas.
4 El Señor de los ejércitos está con nosotros,
4 nuestro baluarte es el Dios de Jacob. Pausa
5 Los canales del Río alegran la Ciudad de Dios,
5 la más santa Morada del Altísimo.
6 El Señor está en medio de ella: nunca vacilará;
6 él la socorrerá al despuntar la aurora.
7 Tiemblan las naciones, se tambalean los reinos:
7 él hace oír su voz y se deshace la tierra.
8 El Señor de los ejércitos está con nosotros,
8 nuestro baluarte es el Dios de Jacob. Pausa
9 Vengan a contemplar las obras del Señor,
9 él hace cosas admirables en la tierra:
10 elimina la guerra hasta los extremos del mundo;
10 rompe el arco, quiebra la lanza
10 y prende fuego a los escudos.
11 Ríndanse y reconozcan que yo soy Dios:
11 yo estoy por encima de las naciones,
11 por encima de toda la tierra.
12 El Señor de los ejércitos está con nosotros,
12 nuestro baluarte es el Dios de Jacob. Pausa

VOLVER