Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

45 (44)
27Este bellísimo canto nupcial fue compuesto en ocasión del matrimonio de un rey israelita con una princesa extranjera. En la primera parte del Salmo (vs. 2-10), el poeta se dirige al rey para exaltar sus virtudes y exhortarlo a luchar por la justicia, en defensa de su pueblo. La segunda parte (vs. 11-17) está dedicada a la esposa: luego de invitarla delicadamente a que sepa ganarse el corazón del rey, el salmista describe su belleza y el esplendor de su cortejo.
27El versículo final (18) tiene un sentido mesiánico y, sin duda, fue agregado más tarde, cuando se “releyó” todo el Salmo como una descripción profética del Mesías. Así lo utilizan el Nuevo Testamento (Heb. 1. 8-9) y la tradición cristiana.
POEMA NUPCIAL EN HONOR DEL REY
1 Del maestro de coro. Según la melodía de “Los lirios”. De los hijos de Coré. Poema. Canto de amor.
Elogio del rey
2 Me brota del corazón un hermoso poema,
2 yo dedico mis versos al rey:
2 mi lengua es como la pluma
2 de un hábil escribiente.
3 Tú eres hermoso,
3 el más hermoso de los hombres;
3 la gracia se derramó sobre tus labios,
3 porque el Señor te ha bendecido para siempre.
4 Cíñete, guerrero, la espada a la cintura;
5 con gloria y majestad, avanza triunfalmente;
5 cabalga en defensa de la verdad y de los pobres.
5 Tu mano hace justicia y tu derecha, proezas;
6 tus flechas son punzantes,
6 se te rinden los pueblos
6 y caen desfallecidos los rivales del rey.
7 Tu trono, como el de Dios,
7 permanece para siempre;
7 el cetro de tu realeza es un cetro justiciero:
8 tú amas la justicia y odias la iniquidad.
8 Por eso el Señor, tu Dios, prefiriéndote a tus iguales,
8 te consagró con el óleo de la alegría:
9 tus vestiduras exhalan
9 perfume de mirra, áloe y acacia.
9 Las arpas te alegran desde los palacios de marfil;
10 una hija de reyes está de pie a tu derecha:
10 es la reina, adornada con tus joyas
10 y con oro de Ofir.
La esposa del rey
11 ¡Escucha, hija mía, mira y presta atención!
11 Olvida tu pueblo y tu casa paterna,
12 y el rey se prendará de tu hermosura.
12 Él es tu señor: inclínate ante él;
13 la ciudad de Tiro vendrá con regalos
13 y los grandes del pueblo buscarán tu favor.
14 Embellecida con corales engarzados en oro
15 y vestida de brocado, es llevada hasta el rey.
15 Las vírgenes van detrás, sus compañeras la guían;
16 con gozo y alegría entran al palacio real.
17 Tus hijos ocuparán el lugar de tus padres,
17 y los pondrás como príncipes por toda la tierra.
18 Yo haré célebre tu nombre
18 por todas las generaciones:
18 por eso, los pueblos te alabarán eternamente.

VOLVER