Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

4
9La experiencia personal de los favores recibidos (v. 2b) ha suscitado en el salmista una inalterable confianza en Dios, que hace “maravillas” por sus amigos (v. 4). Esta actitud confiada -única fuente de paz y alegría verdaderas (vs. 8-9)- le permite apelar a la ayuda divina en la dificultad presente, y dirigir una severa exhortación a los que dudan de Dios y se apartan de él en el momento de la adversidad (vs. 3-7).
9La Iglesia, fundándose en el v. 9, utiliza este Salmo como oración de la noche.
súplica y exhortación A LA CONFIANZA EN DIOS
1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda.
1 Salmo de David.
2 Respóndeme cuando te invoco, Dios, mi defensor,
2 tú, que en la angustia me diste un desahogo:
2 ten piedad de mí y escucha mi oración.
3 Y ustedes, señores,
3 ¿hasta cuando ultrajarán al que es mi honor,
3 amarán lo que es falso
3 y buscarán lo engañoso? Pausa
4 Sepan que el Señor hizo maravillas por su amigo:
4 él me escucha siempre que lo invoco.
5 Tiemblen, y no pequen más; Pausa
5 reflexionen en sus lechos y guarden silencio,
6 ofrezcan los sacrificios que son debidos
6 y tengan confianza en el Señor.
7 Hay muchos que preguntan:
7 “¿Quién nos mostrará la felicidad,
7 si la luz de tu rostro, Señor,
7 se ha alejado de nosotros?”.
8 Pero tú has puesto en mi corazón más alegría
8 que cuando abundan el trigo y el vino.
9 Me acuesto en paz y en seguida me duermo,
9 porque sólo tú, Señor, aseguras mi descanso.

VOLVER