Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

23 (22)
32Un sentimiento de profunda confianza en Dios -expresado en un lenguaje de incomparable belleza poética- es la característica de este Salmo. En la primera parte (vs. 1-4), el salmista se vale de la imagen del “pastor” para describir su experiencia de la protección divina. En la segunda (vs. 5-6), los elementos simbólicos parecen entrecruzarse con la referencia a una situación concreta: el salmista, perseguido por sus enemigos (v. 5) se pone al amparo del Señor en el Templo (v. 6), y allí el Señor le brinda su hospitalidad, haciéndolo partícipe de su mesa (v. 5).
32El Nuevo Testamento retoma la imagen del “pastor” para aplicarla a Cristo, el “Buen Pastor” que da la vida por sus ovejas (Jn. 10). La tradición de la Iglesia ha visto en este Salmo una figura de los Sacramentos de la Iniciación cristiana.
EL BUEN PASTOR
1 Salmo de David.
1 El Señor es mi pastor,
1 nada me puede faltar.
2 Él me hace descansar en verdes praderas,
2 me conduce a las aguas tranquilas
3 y repara mis fuerzas;
3 me guía por el recto sendero,
3 por amor de su Nombre.
4 Aunque cruce por oscuras quebradas,
4 no temeré ningún mal,
4 porque tú estás conmigo:
4 tu vara y tu bastón me infunden confianza.
5 Tú preparas ante mí una mesa,
5 frente a mis enemigos;
5 unges con óleo mi cabeza
5 y mi copa rebosa.
6 Tu bondad y tu gracia me acompañan
6 a lo largo de mi vida;
6 y habitaré en la Casa del Señor,
6 por muy largo tiempo.

VOLVER