Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

21 (20)
10Este canto litúrgico de acción de gracias está estrechamente vinculado con el Salmo anterior: la súplica del pueblo antes de la batalla ha sido escuchada, y el Señor ha concedido al rey una resonante victoria. El Salmo consta de tres partes. La primera (vs. 2-8) es una expresión de alegre reconocimiento por las bendiciones concedidas al rey, en particular, por el triunfo alcanzado. En la segunda (vs. 9-13), un sacerdote o un profeta interviene para anunciar la victoria total sobre los enemigos del Señor y del rey. Por último (v. 14), la comunidad pide al Señor, en una breve súplica, que despliegue su poder para cumplir la promesa expresada anteriormente.
ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA DEL REY
1 Del maestro de coro. Salmo de David.
La alegría del triunfo
2 Señor, el rey se regocija por tu fuerza,
2 ¡y cuánto se alegra por tu victoria!
3 Tú has colmado los deseos de su corazón,
3 no le has negado lo que pedían sus labios. Pausa
4 Porque te anticipas a bendecirlo con el éxito
4 y pones en su cabeza una corona de oro puro.
5 Te pidió larga vida y se la diste:
5 días que se prolongan para siempre.
6 Su gloria se acrecentó por tu triunfo,
6 tú lo revistes de esplendor y majestad;
7 le concedes incesantes bendiciones,
7 lo colmas de alegría en tu presencia.
8 Sí, el rey confía en el Señor
8 y con la gracia del Altísimo no vacilará.
Confianza en la victoria definitiva
9 Tu mano alcanzará a todos tus enemigos,
9 tu derecha vencerá a los que te odian.
10 Los convertirás en un horno encendido,
10 cuando se manifieste tu presencia.
10 El Señor los consumirá con su enojo,
10 el fuego los destruirá por completo:
11 eliminarás su estirpe de la tierra,
11 y a sus descendientes de entre los hombres.
12 Ellos trataron de hacerte mal,
12 urdieron intrigas, pero sin resultado:
13 porque tú harás que vuelvan la espalda,
13 apuntándoles a la cara con tus arcos.
14 ¡Levántate, Señor, con tu fuerza,
14 para que cantemos y celebremos tus proezas!

VOLVER