Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

Salmo 2
6Este Salmo “real” perteneció originariamente al ritual de la entronización de los reyes davídicos. Con gran fuerza poética y en progresión dramática, el salmista presenta cuatro escenas sucesivas: a) la inútil rebelión de los reyes vasallos (vs. 1-3); b) la reacción del Señor frente a los rebeldes (vs. 4-6); c) la declaración del nuevo rey, el “Ungido” del Señor (vs. 7-9); d) el llamado a la reconciliación, con una amenaza a los rebeldes (vs. 10-12).
6En el transcurso del tiempo, este Salmo se fue enriqueciendo con motivos mesiánicos, y los primeros cristianos lo “releyeron” como un anuncio de la entronización celestial de Cristo en el momento de su Resurrección y como una proclamación profética de su filiación divina (v. 7).
EL REY DAVÍDICO, FIGURA DEL MESÍAS
La rebelión de los reyes vasallos
1 ¿Por qué se amotinan las naciones
1 y los pueblos hacen vanos proyectos?
2 Los reyes de la tierra se sublevan,
2 y los príncipes conspiran
2 contra el Señor y contra su Ungido:
3 “Rompamos sus ataduras,
3 librémonos de su yugo”.
El Señor, defensor de su Ungido
4 El que reina en el cielo se sonríe;
4 el Señor se burla de ellos.
5 Luego los increpa airadamente
5 y los aterra con su furor:
6 “Yo mismo establecí a mi Rey
6 en Sión, mi santa Montaña”.
Los privilegios del Rey
7 Voy a proclamar el decreto del Señor:
7 Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo,
7 yo te he engendrado hoy.
8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia,
8 y como propiedad, los confines de la tierra.
9 Los quebrarás con un cetro de hierro,
9 los destrozarás como a un vaso de arcilla”.
Advertencia contra los rebeldes
10 Por eso, reyes, sean prudentes;
10 aprendan, gobernantes de la tierra.
11 Sirvan al Señor con temor;
12 temblando, ríndanle homenaje,
12 no sea que se irrite y vayan a la ruina,
12 porque su enojo se enciende en un instante.
12 ¡Felices los que se refugian en él!

VOLVER