Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

147 (146-147)
10Resulta fácil delimitar las tres partes que componen este himno litúrgico, porque cada una de ellas comienza con una invitación a alabar a Dios (vs. 1, 7, 12). La primera parte (vs. 1-6) celebra la omnipotente bondad del Señor, manifestada en la restauración de su Pueblo y de la Ciudad santa después del exilio. El tema de la segunda (vs. 7-11) es la Providencia universal de Dios, que da cada día el alimento a hombres y animales. Por último, el salmista describe poéticamente la omnipotencia de la Palabra de Dios, que dirige el curso de la naturaleza y de la historia (vs. 13-20).
10La versión griega de los Setenta -seguida por la Vulgata- establece una separación artificial entre los vs. 11 y 12 del texto hebreo, y hace de este poema dos Salmos diversos (146; 147).
HIMNO DE ALABANZA A DIOS, PROTECTOR DE SU PUEBLO
10 ¡Aleluya!
El Señor, protector de los humildes
1 ¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios,
1 qué agradable y merecida es su alabanza!
2 El Señor reconstruye a Jerusalén
2 y congrega a los dispersos de Israel;
3 sana a los que están afligidos
3 y les venda las heridas.
4 Él cuenta el número de las estrellas
4 y llama a cada una por su nombre:
5 nuestro Señor es grande y poderoso,
5 su inteligencia no tiene medida.
6 El Señor eleva a los oprimidos
6 y humilla a los malvados hasta el polvo.
La Providencia universal de Dios
7 Respondan al Señor dándole gracias,
7 toquen la cítara para nuestro Dios.
8 El Señor cubre el cielo de nubes
8 y provee de lluvia a la tierra;
8 hace brotar la hierba en las montañas
8 y las plantas para provecho del hombre;
9 dispensa su alimento al ganado,
9 y a los pichones de cuervo que claman a él.
10 No le agrada el vigor de los caballos
10 ni valora los músculos del hombre:
11 el Señor ama a los que lo temen
11 y a los que esperan en su misericordia.
La eficacia de la Palabra de Dios
12 ¡Glorifica al Señor, Jerusalén,
12 alaba a tu Dios, Sión!
13 Él reforzó los cerrojos de tus puertas
13 y bendijo a tus hijos dentro de ti;
14 él asegura la paz en tus fronteras
14 y te sacia con lo mejor del trigo.
15 Envía su mensaje a la tierra,
15 su palabra corre velozmente;
16 reparte la nieve como lana
16 y esparce la escarcha como ceniza.
17 Él arroja su hielo como migas,
17 y las aguas se congelan por el frío;
18 da una orden y se derriten,
18 hace soplar su viento y corren las aguas.
19 Revela su palabra a Jacob,
19 sus preceptos y mandatos a Israel:
20 a ningún otro pueblo trató así
20 ni le dio a conocer sus mandamientos.
20 ¡Aleluya!

VOLVER