Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

146 (145)
21La alabanza expresada en este Salmo se fundamenta en el poder creador del Señor (v. 6) y en su bondad para con los pobres y oprimidos (vs. 7-9). Los motivos para alabar a Dios están precedidos de una exhortación sapiencial y de una “bienaventuranza”. En la primera (v. 3), el salmista invita a los fieles a no confiar en los poderosos, porque de ellos no puede venir la salvación; la segunda (v. 5) proclama la felicidad de los que confían en el Señor.
alabanza a dios, defensor de los oprimidos
1 ¡Aleluya!
1 ¡Alaba al Señor, alma mía!
2 Alabaré al Señor toda mi vida;
2 mientras yo exista, cantaré al Señor.
3 No confíen en los poderosos,
3 en simples mortales, que no pueden salvar:
4 cuando expiran, vuelven al polvo,
4 y entonces se esfuman sus proyectos.
5 Feliz el que se apoya en el Dios de Jacob
5 y pone su esperanza en el Señor, su Dios:
6 él hizo el cielo y la tierra,
6 el mar y todo lo que hay en ellos.
6 Él mantiene su fidelidad para siempre,
7 hace justicia a los oprimidos
7 y da pan a los hambrientos.
7 El Señor libera a los cautivos,
8 abre los ojos de los ciegos
8 y endereza a los que están encorvados.
9 El Señor protege a los extranjeros
9 y sustenta al huérfano y a la viuda;
9 8c el Señor ama a los justos
9 y entorpece el camino de los malvados.
10 El Señor reina eternamente,
10 reina tu Dios, Sión,
10 a lo largo de las generaciones.
10 ¡Aleluya!

VOLVER