Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

14 (13)
6La primera parte de este Salmo describe con un tono marcadamente pesimista, semejante al del Salmo 12, los pecados que corrompen a la sociedad. El principal de todos esos pecados es la negación de Dios, que el salmista condena como la mayor insensatez (vs. 1-3). La segunda parte contiene una invectiva contra los opresores de los pobres, porque no quieren caer en la cuenta del castigo que el Señor les tiene reservado (vs. 4-6). El versículo final fue añadido para el uso litúrgico del Salmo, y expresa el deseo de que el Señor envíe tiempos mejores a su Pueblo.
6Este mismo Salmo, con algunas variantes (vs. 5-6), se vuelve a encontrar en el segundo libro del Salterio (Sal. 53).
LA INSENSATEZ DE LOS QUE OLVIDAN A DIOS
1 Del maestro de coro. De David.
1 El necio se dice a sí mismo:
1 “No hay Dios”.
1 Todos están pervertidos,
1 hacen cosas abominables,
1 nadie practica el bien.
2 El Señor observa desde el cielo
2 a los seres humanos,
2 para ver si hay alguien que sea sensato,
2 alguien que busque a Dios.
3 Todos están extraviados,
3 igualmente corrompidos;
3 nadie practica el bien,
3 ni siquiera uno solo.
4 ¿Nunca aprenderán los malvados,
4 los que devoran a mi pueblo
4 como si fuera pan,
4 y no invocan al Señor?
5 Miren cómo tiemblan de espanto,
5 porque Dios está a favor de los justos.
6 Ustedes se burlan de las aspiraciones del pobre,
6 pero el Señor es su refugio.
7 ¡Ojalá venga desde Sión
7 la salvación de Israel!
7 Cuando el Señor cambie la suerte de su pueblo,
7 se alegrará Jacob,
7 se regocijará Israel.

VOLVER