Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

131 (130)
8Con una gran espontaneidad, el salmista describe su actitud humilde y confiada delante de Dios, fundada en la renuncia a toda “aspiración desmedida” (v. 1). Esta actitud se expresa admirablemente en la imagen del niño que descansa tranquilo en los “brazos de su madre” (v. 2). El versículo final amplía la perspectiva a todo Israel, para exhortarlo a tener ese mismo espíritu de humildad y confianza en el Señor.
LA INFANCIA ESPIRITUAL
1 Canto de peregrinación. De David.
1 Mi corazón no se ha ensoberbecido, Señor,
1 ni mis ojos se han vuelto altaneros.
1 No he pretendido grandes cosas
1 ni he tenido aspiraciones desmedidas.
2 No, yo aplaco y modero mis deseos:
2 como un niño tranquilo en brazos de su madre,
2 así está mi alma dentro de mí.
3 Espere Israel en el Señor,
3 desde ahora y para siempre.

VOLVER