Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

126 (125)
5El tono de este poema -como el del Salmo 85- refleja elocuentemente la situación espiritual de los israelitas al término del exilio. El edicto de Ciro (538 a. C.), que autorizó la vuelta de los cautivos a la patria, había provocado un inesperado cambio político y era motivo de la más intensa alegría. Pero al mismo tiempo, la restauración nacional se realizaba en medio de muchas dificultades, y los vaticinios proféticos (Is. 40 - 55) no acababan de cumplirse plenamente. Por eso Israel pide al Señor que “cambie la suerte” de Sión (v. 4), para que la fatigosa siembra se transforme en una gozosa cosecha (vs. 5-6).
ORACIÓN DE LOS REPATRIADOS
1 Canto de peregrinación.
1 Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
1 nos parecía que soñábamos:
2 nuestra boca se llenó de risas
2 y nuestros labios, de canciones.
2 Hasta los mismos paganos decían:
2 “¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!”.
3 ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
3 y estamos rebosantes de alegría!
4 ¡Cambia, Señor, nuestra suerte
4 como los torrentes del Négueb!
5 Los que siembran entre lágrimas
5 cosecharán entre canciones.
6 El sembrador va llorando
6 cuando esparce la semilla,
6 pero vuelve cantando
6 cuando trae las gavillas.

VOLVER