Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

108 (107)
43Este Salmo resulta de la combinación de dos fragmentos, que se encuentran en los Salmos 57. 8-12; 60. 7-14. En la primera parte (vs. 2-7), el salmista alaba fervientemente al Señor por su misericordia y su fidelidad. La segunda (vs. 8-14) contiene un oráculo divino y una expresión de confianza en la ayuda del Señor.
PLEGARIA NACIONAL
1 Canto. Salmo de David.
Canto de alabanza y súplica confiada
2 Mi corazón está firme, Dios mío,
2 mi corazón está firme.
2 Voy a cantar al son de instrumentos:
2 ¡despierta, alma mía!
3 ¡Despierten, arpa y cítara,
3 para que yo despierte a la aurora!
4 Te alabaré en medio de los pueblos, Señor,
4 te cantaré entre las naciones,
5 porque tu misericordia se eleva hasta el cielo
5 y tu fidelidad hasta las nubes.
6 ¡Levántate, Dios, por encima del cielo,
6 y que tu gloria cubra toda la tierra!
7 ¡Sálvanos con tu poder, respóndenos,
7 para que se pongan a salvo tus predilectos!
Oráculo divino
8 El Señor habló desde su Santuario:
8 “Yo repartiré triunfalmente a Siquém
8 y distribuiré el valle de Sucot.
9 Mío es Galaad, Manasés me pertenece,
9 Efraím es mi yelmo, mi cetro es Judá.
10 Moab es la vasija donde yo me lavo;
10 plantaré mis sandalias en Edóm
10 y cantaré victoria sobre Filistea”.
Reiteración de la súplica
11 ¿Quién me llevará hasta la ciudad fortificada,
11 quién me conducirá hasta Edóm,
12 si tú, Señor, nos has rechazado
12 y ya no sales con nuestro ejército?
13 Danos tu ayuda contra el adversario,
13 porque es inútil el auxilio de los hombres.
14 Con Dios alcanzaremos la victoria,
14 y él aplastará a nuestros enemigos.

VOLVER