Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Salmos

1
1El Salterio comienza con esta “Bienaventuranza”, que es como el prólogo de todo el Libro. La exclamación inicial –“¡Feliz el hombre...!”– se explicita a lo largo del Salmo mediante la contraposición de dos imágenes poéticas: el árbol desbordante de vitalidad simboliza la felicidad de los justos; la paja arrastrada por el viento representa la ruina final de los impíos. Así se expresa uno de los temas centrales del Salterio y de toda la Biblia: la conducta de cada hombre está sometida al Juicio de Dios, y el mundo está gobernado por la justicia divina.
Los dos caminos
1 1 ¡Feliz el hombre
1 que no sigue el consejo de los malvados,
1 ni se detiene en el camino de los pecadores,
1 ni se sienta en la reunión de los impíos,
2 sino que se complace en la ley del Señor
2 y la medita de día y de noche!
3 Él es como un árbol
3 plantado al borde de las aguas,
3 que produce fruto a su debido tiempo,
3 y cuyas hojas nunca se marchitan:
3 todo lo que haga le saldrá bien.
4 No sucede así con los malvados:
4 ellos son como paja que se lleva el viento.
5 Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio,
5 ni los pecadores en la asamblea de los justos;
6 porque el Señor cuida el camino de los justos,
6 pero el camino de los malvados termina mal.

VOLVER