Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Rut

La generosidad de Booz
2
1 Noemí tenía, por parte de su esposo, un pariente muy rico llamado Booz, de la familia de Elimélec. 2 Rut, la moabita, dijo una vez a Noemí: “Déjame ir a recoger espigas al campo, detrás de alguien que me haga ese favor”. “Puedes ir, hija mía”, le respondió ella. 3 Entonces Rut se puso a recoger espigas en el campo, detrás de los que cosechaban, y tuvo la suerte de hacerlo en una parcela perteneciente a Booz, el de la familia de Elimélec. 4 En ese preciso momento, llegaba Booz de Belén y saludó a los cosechadores, diciendo: “El Señor esté con ustedes”. “El Señor te bendiga”, le respondieron. 5 Booz preguntó al capataz: “¿De quién es esta muchacha?”. 6 El capataz le respondió: “Es una joven moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab. 7 Ella pidió que le permitieran recoger y juntar las espigas detrás de los cosechadores. Desde que llegó por la mañana, ha estado de pie todo el tiempo, y ahora está aquí descansando un poco”.
8 Entonces Booz dijo a Rut: “¡Óyeme bien, hija mía! No vayas a recoger espigas a otro campo ni te alejes para nada de aquí; quédate junto a mis servidores. 9 Fíjate en qué terreno cosechan y ve detrás de ellos. Ya di orden a mis servidores para que no te molesten. Si tienes sed, ve a beber en los cántaros el agua que ellos saquen”. 10 Rut se postró con el rostro en tierra y exclamó: “¿Por qué te he caído en gracia para que te fijes en mí, si no soy más que una extranjera?”. 11 Booz le respondió: “Me han contado muy bien todo lo que hiciste por tu suegra después que murió tu marido, y cómo has dejado a tu padre, a tu madre y tu tierra natal, para venir a un pueblo desconocido. 12 Que el Señor te pague lo que has hecho; que te recompense con creces el Señor, el Dios de Israel, al que has acudido para refugiarte bajo sus alas”. 13 Rut le dijo: “¡Ojalá pueda contar siempre con tu favor! Tú me has consolado y me has hablado amistosamente, a pesar de que ni siquiera soy como una de tus servidoras”.
14 A la hora de la comida, Booz le dijo: “Acércate aquí; come de este pan y moja tu bocado en el vinagre”. Rut se sentó al lado de los cosechadores y él le ofreció un puñado de grano tostado. Ella comió hasta quedar saciada y aún le sobró. 15 Cuando se levantó para volver a recoger las espigas, Booz ordenó a sus servidores: “Déjenla recoger también entre las gavillas y no la molesten. 16 Más aún, saquen algunas espigas de las gavillas y déjenlas caer, y cuando ella las recoja, no le digan nada”. 17 Así Rut estuvo recogiendo espigas hasta el atardecer. Luego desgranó lo que había recogido, y era casi una bolsa de cebada.
18 Ella tomó el grano, regresó a la ciudad y mostró a su suegra lo que había recogido. También sacó la comida que le había sobrado y se la dio. 19 Su suegra le preguntó: “¿Dónde has ido hoy a recoger espigas? ¿Dónde estuviste trabajando? ¡Bendito sea el que se interesó por ti!”. Rut contó a su suegra con quién había estado trabajando y le dijo: “Estuve trabajando en el campo de un hombre llamado Booz”. 20 Entonces Noemí exclamó: “¡Bendito sea de parte del Señor, que no deja de manifestar su bondad ni a los vivos ni a los muertos!”. Luego añadió: “Ese hombre es pariente cercano nuestro, es uno de los que tienen el deber de responder por nosotros”. 21 Rut dijo a su suegra: “Incluso me permitió quedarme con sus servidores hasta que termine la cosecha”. 22 Noemí le respondió: “Es conveniente, hija mía, que vayas con las servidoras de ese hombre; así nadie te molestará en otro campo”. 23 Rut siguió recogiendo espigas con las servidoras de Booz, hasta que terminó la cosecha de la cebada y del trigo. Mientras tanto, vivía con su suegra.

VOLVER