Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Proverbios

El banquete de la Sabiduría
9
1 La Sabiduría edificó su casa, talló sus siete columnas,
2 inmoló sus víctimas, mezcló su vino, y también preparó su mesa.
3 Ella envió a sus servidoras a proclamar sobre los sitios más altos de la ciudad:
4 “El que sea incauto, que venga aquí”. Y al falto de entendimiento, le dice:
5 “Vengan, coman de mi pan, y beban del vino que yo mezclé.
6 Abandonen la ingenuidad, y vivirán, y sigan derecho por el camino de la inteligencia”.
La corrección de los sabios y de los necios
7 El que corrige a un insolente se atrae la ignominia, y el que reprende a un malvado, el deshonor.
8 No reprendas a un insolente, no sea que te odie; reprende a un sabio, y te amará.
9 Da al sabio y se hará más sabio aún, instruye al justo y ganará en saber.
10 El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor, y la ciencia del Santo es la inteligencia.
11 Porque tus días se multiplicarán gracias a mí y se añadirán años a tu vida.
12 Si eres sabio, lo eres para ti, si eres insolente, tú solo lo sufrirás.
La invitación de la Necedad
13 La señora Necedad es turbulenta, es estúpida y no sabe nada.
14 Ella se sienta a la puerta de su casa, en una silla, sobre las alturas de la ciudad,
15 para gritar a los transeúntes que van derecho por el camino:
16 “El que sea incauto, que venga aquí”. Y al falto de entendimiento, le dice:
17 “¡Las aguas robadas son dulces y el pan quitado a escondidas, delicioso!”.
18 Pero él no sabe que allí están las Sombras, y sus invitados, en las profundidades del Abismo.

VOLVER