Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Eclesiastés

La audacia y la prudencia, condiciones del éxito
11
1 Arroja tu pan sobre la superficie del agua
1 y, a la larga, lo volverás a encontrar.
2 Da una parte a siete, y aun a ocho personas,
2 porque ignoras qué calamidades pueden venir sobre la tierra.
3 Cuando las nubes se llenan,
3 derraman lluvia sobre la tierra;
3 y si un árbol cae hacia el sur o hacia el norte,
3 queda en el mismo lugar donde cayó.
4 El que mira el viento no siembra
4 y el que mira las nubes no cosecha.
5 Así como ignoras cómo llega el aliento vital a los huesos
5 en el seno de la mujer embarazada,
5 así también ignoras la obra de Dios,
5 que hace todas las cosas.
6 Siembra tu semilla por la mañana
6 y no dejes que tu brazo descanse hasta la tarde,
6 porque no sabes si es esto o aquello lo que va a prosperar,
6 o si ambas cosas son igualmente buenas.
El gozo moderado de los bienes de la vida
7 Dulce es la luz
7 y es bueno para los ojos ver la luz del sol.
8 Si un hombre vive muchos años,
8 que disfrute de todos ellos,
8 pero recuerde que serán muchos los días sombríos
8 y que todo lo que sucede es vanidad.
9 Alégrate, muchacho, mientras eres joven,
9 y que tu corazón sea feliz en tus años juveniles.
9 Sigue los impulsos de tu corazón
9 y lo que es un incentivo para tus ojos;
9 pero ten presente que por todo eso
9 Dios te llamará a juicio.
10 Aparta de tu corazón la tristeza
10 y aleja de tu carne el dolor,
10 porque la juventud
10 y la aurora de la vida pasan fugazmente.

VOLVER