Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Zacarías

La purificación del país
13
1 Aquel día, habrá una fuente abierta para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, a fin de lavar el pecado y la impureza.
2 Aquel día –oráculo del Señor de los ejércitos– yo extirparé del país el nombre de los ídolos y no se los volverá a mencionar; de la misma manera, expulsaré de esta tierra a los profetas y el espíritu de impureza. 3 Y sucederá que si alguien profetiza todavía, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: “¡Tú no vivirás, porque has dicho una mentira en nombre del Señor !”. Y su padre y su madre, que lo engendraron, lo traspasarán mientras profetiza.
4 Aquel día, los profetas se avergonzarán cada uno de su visión, mientras estén profetizando, y no se pondrán más el manto de pelos para engañar. 5 Cada uno dirá: “Yo no soy profeta, yo soy un hombre que cultiva la tierra, porque la tierra es mi ocupación desde mi juventud”. 6 Y si se le pregunta: “¿Qué son esas heridas en tu pecho?”, él responderá: “Las he recibido en la casa de mis amigos”.
El pastor herido y el rebaño purificado
7 ¡Despierta, espada, contra mi pastor
7 y contra el hombre que me acompaña!
7 –oráculo del Señor de los ejércitos–.
7 Hiere al pastor y que se dispersen las ovejas,
7 y yo volveré mi mano contra los pequeños.
8 Entonces, en todo el país
8 –oráculo del Señor–
8 dos tercios serán exterminados, perecerán,
8 y sólo un tercio quedará en él.
9 Yo haré pasar ese tercio por el fuego,
9 y los purificaré como se purifica la plata,
9 los probaré como se prueba el oro.
9 Él invocará mi Nombre,
9 y yo lo escucharé;
9 yo diré: “¡Este es mi Pueblo!”
9 y él dirá: “¡El Señor es mi Dios!”.

VOLVER