Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Isaías

La intervención del profeta Isaías
37
1 Cuando el rey Ezequías oyó esto, rasgó sus vestiduras, se cubrió con un sayal y fue a la Casa del Señor. 2 Además, envió al mayordomo de palacio Eliaquím, al secretario Sebná y a los sacerdotes más ancianos, todos cubiertos de sayales, para decir al profeta Isaías, hijo de Amós: 3 “Así habla Ezequías: Hoy es un día de angustia, de castigo y de oprobio, porque los hijos están a punto de nacer, pero no hay fuerza para darlos a luz. 4 Tal vez el Señor, tu Dios, escuche las palabras del copero mayor, a quien el rey de Asiria, su señor, envió para insultar al Dios viviente, y el Señor tu Dios, lo castigue por las palabras que ha escuchado. Eleva entonces una plegaria por el resto que todavía subsiste”.
5 Los servidores del rey Ezequías fueron a ver a Isaías, 6 y este les dijo: “Díganle a su señor: Así habla el Señor: No temas por las palabras que has oído y con las que me ultrajaron los lacayos del rey de Asiria. 7 Yo mismo pondré un espíritu en él y, apenas oiga una noticia, regresará a su país; y yo lo haré caer bajo la espada en su propio país”.
8 El copero mayor regresó y se encontró con el rey de Asiria, que estaba atacando a Libná. Él había oído, en efecto, que el rey se había retirado de Laquis, 9 al recibir esta noticia acerca de Tirjacá, rey de Cus: “Se ha puesto en campaña para combatirte”.
Nuevas amenazas de Senaquerib contra Jerusalén
9 Al oír esto, Senaquerib envió mensajeros a Ezequías para decirle: 10 “Háblenle así a Ezequías, rey de Judá: Que no te engañe tu Dios, en quien confías, haciéndote pensar que Jerusalén no será entregada en manos del rey de Asiria. 11 Tú has oído, seguramente, lo que hicieron los reyes de Asiria a todos los países, al consagrarlos al exterminio total. ¿Y tú te vas a librar? 12 ¿Libraron acaso sus dioses a esas naciones que mis padres han destruido, a Gozán, Jarán, Résef, y a la gente de Edén que está en Telasar? 13 ¿Dónde están el rey de Jamat, el rey de Arpad, el rey de la ciudad de Sefarvaim, el de Hená y el de Ivá?”.
14 Ezequías tomó la carta de manos de los mensajeros y la leyó. Después subió a la Casa del Señor, la desplegó delante del Señor 15 y oró al Señor, diciendo: 16 “Señor de los ejércitos, Dios de Israel, que tienes tu trono sobre los querubines: tú solo eres el Dios de todos los reinos de la tierra, tú has hecho el cielo y la tierra. 17 Inclina tu oído, Señor, y escucha; abre tus ojos, Señor, y mira. Escucha todas las palabras que Senaquerib ha mandado decir, para insultar al Dios viviente. 18 Es verdad, Señor, que los reyes de Asiria han arrasado todas las naciones y sus territorios. 19 Ellos han arrojado sus dioses al fuego, porque no son dioses, sino obra de las manos del hombre, nada más que madera y piedra. Por eso los hicieron desaparecer. 20 Pero ahora, Señor, Dios nuestro, ¡sálvanos de su mano, y que todos los reinos de la tierra reconozcan que tú sólo, Señor, eres Dios!”.
Oráculo del Señor contra Senaquerib
21 Isaías, hijo de Amós, mandó a decir a Ezequías: Así habla el Señor, Dios de Israel: Tú me has dirigido una súplica acerca de Senaquerib, rey de Asiria. 22 Esta es la palabra que el Señor ha pronunciado contra él:
22 Te desprecia, se burla de ti,
22 la virgen hija de Sión;
22 a tus espaldas mueve la cabeza
22 la hija de Jerusalén.
23 ¿A quién has insultado y ultrajado?
23 ¿Contra quién has alzado la voz
23 y levantado bien alto tus ojos?
23 ¡Contra el Santo de Israel!
24 Por medio de tus servidores
24 has insultado al Señor
24 y has dicho: Con mis numerosos carros
24 escalé la cima de las montañas,
24 los rincones inaccesibles del Líbano.
24 Talé sus cedros más altos,
24 sus mejores cipreses;
24 llegué hasta su último extremo,
24 hasta lo más espeso de su bosque.
25 Excavé pozos y bebí
25 aguas extranjeras;
25 sequé con las plantas de mis pies
25 todos los canales de Egipto.
26 ¿No lo has oído?
26 Hace mucho tiempo
26 que lo he preparado:
26 lo he planeado desde los tiempos antiguos
26 y ahora lo llevo a cabo.
26 Así, tú has reducido a un montón de ruinas
26 las ciudades fortificadas.
27 Sus habitantes, con las manos caídas,
27 están aterrorizados, avergonzados:
27 son como el pasto de los campos
27 y la gramilla verde,
27 como la hierba de los techos
27 o el grano agostado antes de madurar.
28 Pero yo sé cuándo te sientas,
28 cuándo sales y cuándo entras,
28 y cuándo tiemblas de rabia contra mí.
29 Porque has temblado de rabia contra mí
29 y tu insolencia ha subido a mis oídos,
29 pondré mi garfio en tus narices
29 y mi bozal en tus labios,
29 y te haré volver por el camino
29 por donde habías venido.
30 Y esto te servirá de señal: Este año se comerá del grano caído, y el año próximo, de lo que brote espontáneamente; pero al tercer año, siembren y cosechen, planten viñas y coman de sus frutos. 31 Los sobrevivientes de la casa de Judá, los que todavía queden, echarán de nuevo raíces por debajo, y producirán frutos por arriba. 32 Porque de Jerusalén saldrá un resto, y del monte Sión, algunos sobrevivientes. El celo del Señor de los ejércitos hará todo esto. 33 Por eso, así habla el Señor acerca del rey de Asiria:
33 Él no entrará en esta ciudad,
33 no le lanzará una flecha,
33 no la enfrentará con el escudo,
33 ni levantará contra ella un terraplén.
34 Se volverá por el mismo camino,
34 sin entrar en esta ciudad
34 –oráculo del Señor–.
35 Yo defenderé a esta ciudad para salvarla,
35 por mi honor y el de David, mi servidor.
Retirada y muerte de Senaquerib
36 El Ángel del Señor salió e hirió en el campamento de los Asirios a ciento ochenta y cinco mil hombres. Y cuando los demás se levantaron por la mañana, vieron que todos eran cadáveres, que estaban muertos. 37 Entonces Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento, emprendió el regreso y se quedó en Nínive. 38 Un día, mientras estaba postrado en el templo de Nisroc, su dios, Adramélec y Sarecer, sus hijos, lo mataron con la espada, y se pusieron a salvo en el país de Ararat. Asarhadón, su hijo, reinó en lugar de él.

VOLVER