Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Isaías

APOCALIPSIS DE ISAÍAS
18Los capítulos 24-27 forman una sección aparte dentro del libro de Isaías, compuesta después del exilio por los continuadores de su mensaje. Con las imágenes y los símbolos propios del estilo apocalíptico, estos poemas e himnos litúrgicos anuncian la instauración del Reino de Dios, después del Juicio de las naciones y de la victoria del Señor sobre todas las fuerzas del mal. La “ciudad del caos” se derrumbará (24. 10) y en lugar de ella se alzará una Jerusalén renovada, la Ciudad de Dios (26. 1-2). Allí se reunirán los dispersos de Israel (27. 12-13), y el Señor ofrecerá en su Montaña santa un banquete para todos los pueblos (25. 6). La muerte desaparecerá para siempre y el mismo Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros (25. 8).
18Estas imágenes reaparecerán más tarde en el libro del Apocalipsis, para describir las luchas de la Iglesia en la historia, el triunfo de la justicia de Dios sobre el pecado y la felicidad prometida a los herederos del Reino (Apoc. 7. 17; 21. 4).
La conmoción universal
24
1 Miren, el Señor arrasa la tierra y la deja desierta,
1 trastorna su faz y dispersa a sus habitantes.
2 Correrán la misma suerte
2 tanto el pueblo como el sacerdote,
2 el esclavo como su señor,
2 la esclava como su señora,
2 el comprador como el vendedor,
2 el que pide prestado como el que presta,
2 el acreedor como el deudor.
3 La tierra es arrasada, sí, arrasada,
3 saqueada por completo,
3 porque el Señor ha pronunciado esta palabra.
4 La tierra está de duelo, desfallece,
4 el mundo se marchita,
4 desfallecen las alturas junto con la tierra.
5 La tierra está profanada
5 bajo los pies de los que la habitan,
5 porque ellos violaron las leyes,
5 transgredieron los preceptos,
5 rompieron la alianza eterna.
6 Por eso la Maldición devora la tierra
6 y sus habitantes soportan la pena;
6 por eso se consumen los habitantes de la tierra
6 y no quedan más que unos pocos.
La ciudad desolada
7 El vino nuevo está de duelo,
7 la viña desfallece,
7 gimen los que estaban alegres.
8 Cesó la alegría de los tamboriles,
8 se acabó el tumulto de los que se divierten,
8 cesó la alegría de las cítaras.
9 Ya no se bebe vino entre canciones,
9 el licor es amargo para el que lo bebe.
10 Se ha derrumbado la ciudad del caos,
10 está cerrada la entrada de todas las casas.
11 Se pide vino a gritos por las calles,
11 se ha apagado toda alegría,
11 ha sido desterrada la alegría del país.
12 No queda más que desolación en la ciudad,
12 la puerta ha sido rota a pedazos.
La salvación de un resto
13 Sí, en medio de la tierra,
13 entre las naciones,
13 sucederá lo que pasa con el olivo,
13 cuando se bajan a golpes las aceitunas,
13 o cuando todavía quedan unos racimos,
13 una vez acabada la vendimia.
14 Ellos elevan la voz, gritan de alegría,
14 aclaman desde el poniente la majestad del Señor.
15 Por eso en el oriente se glorifica al Señor,
15 y en las costas del mar,
15 el nombre del Señor, Dios de Israel.
16 Desde el confín de la tierra oímos cantar:
16 “¡Gloria al Justo!”.
El juicio y la victoria del Señor
16 Pero yo digo: “¡Desfallezco,
16 desfallezco! ¡Ay de mí!”.
16 Los traidores traicionan,
16 los traidores perpetran traiciones.
17 ¡Terror, fosa y red,
17 contra ti, habitante de la tierra!
18 El que huya del grito de terror,
18 caerá en la fosa;
18 el que suba del fondo de la fosa
18 quedará atrapado en la red.
18 Porque están abiertas las compuertas de lo alto
18 y tiemblan los cimientos de la tierra.
19 ¡La tierra se quiebra, se resquebraja,
19 la tierra se parte, se parte en pedazos,
19 se mueve, se conmueve la tierra!
20 La tierra se tambalea como un borracho
20 y se sacude como una cabaña.
20 Tanto le pesa su pecado
20 que cae y no se alzará nunca más.
21 Aquel día, el Señor pedirá cuenta
21 al ejército de lo alto, en la altura,
21 y a los reyes de la tierra, sobre la tierra.
22 Ellos serán reunidos, reunidos en un calabozo,
22 recluidos en una prisión,
22 y después de muchos días tendrán que dar cuenta.
23 La luna se sonrojará
23 y el sol se avergonzará,
23 porque reinará el Señor de los ejércitos
23 sobre el monte Sión y en Jerusalén,
23 y ante sus ancianos resplandecerá la Gloria.

VOLVER