Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Amós

16ADVERTENCIAS Y AMENAZAS CONTRA ISRAEL
16Los oráculos conminatorios de los capítulos siguientes retornan y profundizan los temas ya enunciados en la primera invectiva contra Israel (2. 6-16). La injusticia social y la opresión de los pobres son los pecados que el profeta condena con mayor severidad. El Señor no acepta una religiosidad que no va más allá de las ceremonias cultuales, por magnificas que estas sean (5. 21-23). Lo que él quiere es que fluya “la justicia como un torrente inagotable” (5. 24). Y la justicia, en el lenguaje de Amós, es mucho más que dar a cada uno lo suyo. Es practicar la compasión, la fidelidad hacia el prójimo y todo aquello que es necesario para hacer de la sociedad humana una comunidad fraternal.
16De un modo particular, Amós combate la orgullosa seguridad con que los israelitas aguardaban el “Día del Señor”. A lo largo de su historia, Israel había conocido grandes “días” de triunfos guerreros. El recuerdo de aquellas victorias, le hacía esperar un nuevo “Día”, en que el Señor se pondría al frente de sus ejércitos para someter a todos sus enemigos. Amós no pone en duda esa intervención divina en un futuro cercano, pero afirma que el “Día del Señor” no será un día de victoria, sino de juicio y de rendición de cuentas para Israel (5. 18, 20).
Elección y castigo de Israel
3
1 Escuchen esta palabra que el Señor pronuncia contra ustedes, israelitas, contra toda la familia que yo hice subir del país de Egipto:
2 Sólo a ustedes los elegí
2 entre todas las familias de la tierra;
2 por eso les haré rendir cuenta
2 de todas sus iniquidades.
La vocación profética
3 ¿Van juntos dos hombres
3 sin haberse puesto de acuerdo?
4 ¿Ruge el león en la selva
4 sin tener una presa?
4 ¿Alza la voz el cachorro desde su guarida
4 sin haber cazado nada?
5 ¿Cae el pájaro a tierra sobre una trampa
5 si no hay un cebo?
5 ¿Salta la trampa del suelo
5 sin haber atrapado nada?
6 ¿Suena la trompeta en una ciudad
6 sin que el pueblo se alarme?
6 ¿Sucede una desgracia en la ciudad
6 sin que el Señor la provoque?
7 Porque el Señor no hace nada
7 sin revelar su secreto a sus servidores los profetas.
8 El león ha rugido: ¿quién no temerá?
8 El Señor ha hablado: ¿quién no profetizará?
Oráculo contra Samaría
9 Hagan oír su voz en los palacios de Asiria
9 y en los palacios de Egipto, y digan:
9 Reúnanse en las montañas
9 de Samaría,
9 y vean cuántos desórdenes hay en medio de ella,
9 cuántas opresiones en su interior.
10 No saben obrar con rectitud
10 –oráculo del Señor–
10 esos que amontonan violencia y devastación en sus palacios.
11 Por eso, así habla el Señor:
11 El enemigo cercará el país,
11 te despojará de tu poderío
11 y tus palacios serán saqueados.
12 Así habla el Señor:
12 Como el pastor arranca de las fauces del león
12 dos patas o la punta de una oreja,
12 así serán librados los israelitas
12 que están sentados en Samaría,
12 en un rincón del diván,
12 sobre un lecho confortable.
Contra Betel y contra las casas suntuosas
13 Escuchen y atestigüen contra la casa de Jacob
13 –oráculo del Señor de los ejércitos–:
14 El día en que yo castigue a Israel por sus crímenes,
14 castigaré los altares de Betel;
14 los ángulos del altar serán demolidos
14 y caerán por tierra.
15 Derribaré la casa de invierno
15 junto con la casa de verano;
15 desaparecerán las casas de marfil
15 y las mansiones se derrumbarán
15 –oráculo del Señor–.

VOLVER