Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

El Libro del Pueblo de Dios

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Amós

Contra Moab
2
1 Así habla el Señor: Por tres crímenes de Moab,
1 y por cuatro,
1 no revocaré mi sentencia.
1 Porque él quemó los huesos del rey de Edóm hasta calcinarlos,
2 yo enviaré fuego contra Moab
2 y él consumirá los palacios de Queriot;
2 Moab morirá en el tumulto,
2 entre gritos de guerra, al sonido de la trompeta;
3 extirparé al juez de en medio de él,
3 y con él, mataré a todos sus oficiales,
3 dice el Señor.
Contra Judá
4 Así habla el Señor:
4 Por tres crímenes de Judá, y por cuatro,
4 no revocaré mi sentencia.
4 Porque despreciaron la Ley del Señor
4 y no observaron sus preceptos;
4 porque los extraviaron sus falsos dioses,
4 a los que habían seguido sus padres,
5 yo enviaré fuego contra Judá
5 y él consumirá los palacios de Jerusalén.
Contra Israel
6 Así habla el Señor:
6 Por tres crímenes de Israel, y por cuatro,
6 no revocaré mi sentencia.
6 Porque ellos venden al justo por dinero
6 y al pobre por un par de sandalias;
7 pisotean sobre el polvo de la tierra
7 la cabeza de los débiles
7 y desvían el camino de los humildes;
7 el hijo y el padre tienen relaciones con la misma joven,
7 profanando así mi santo Nombre;
8 se tienden sobre ropas tomadas en prenda,
8 al lado de cualquier altar,
8 y beben en la Casa de su Dios
8 el vino confiscado injustamente...
9 ¡Y pensar que yo destruí ante ellos al amorreo,
9 cuya altura era igual a la de los cedros
9 y que era fuerte como las encinas:
9 arranqué su fruto por arriba
9 y sus raíces por debajo!
10 Y a ustedes, los hice subir del país de Egipto
10 y los conduje cuarenta años por el desierto,
10 para que tomaran en posesión el país del amorreo.
11 Yo suscité profetas entre sus hijos
11 y nazireos entre sus jóvenes;
11 ¿no es así, israelitas?
11 –oráculo del Señor–.
12 Pero ustedes hicieron beber vino a los nazireos
12 y ordenaron a los profetas: “¡No profeticen!”.
13 Por eso, yo los voy a aplastar,
13 como aplasta un carro cargado de gavillas.
14 El hombre veloz no tendrá escapatoria,
14 el fuerte no podrá valerse de su fuerza
14 ni el valiente salvará su vida;
15 el arquero no resistirá,
15 el de piernas ágiles no escapará,
15 el jinete no salvará su vida,
16 y el más valeroso entre los valientes
16 huirá desnudo aquel día
16 –oráculo del Señor–.

VOLVER