Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Biblia Latinoamericana

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Carta a los Hebreos

Cristo vino como un nuevo Moisés
3
:B:1 Hermanos santos, que gozan de una vocación sobrenatural, fíjense en Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra fe; 2 él merece la confianza de Dios que le dio este cargo, lo mismo que la mereció Moisés en la casa de Dios. 3 En realidad Jesús aventaja en mucho a Moisés, pues no hay comparación entre una casa y el que la construye. 4 Toda casa necesita un constructor, y hay un constructor de todo, que es Dios. 5 Moisés actuaba en toda la casa de Dios como fiel servidor, dando a conocer lo que le habían dicho. 6 Cristo, en cambio, está en su casa como el Hijo, y nosotros somos la gente de su casa, con tal que sigamos esperando con firmeza y entusiasmo.
7 Escuchemos lo que dice el Espíritu Santo: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor; 8 no endurezcan su corazón, como ocurrió en el día amargo, el día de la tentación en el desierto, 9 cuando me tentaron sus padres, me pusieron a prueba y vieron mis prodigios 10 durante cuarenta años.
10 Por eso me cansé de aquella generación y dije: «Siempre andan extraviados, no han conocido mis caminos. 11 Me enojé y declaré con juramento: No entrarán jamás en mi lugar de descanso».
12 Cuidado, hermanos, que no haya entre ustedes alguien de mal corazón y tan incrédulo como para apartarse del Dios vivo. 13 Más bien anímense mutuamente cada día, mientras dura ese «hoy»; que ninguno de ustedes se deje arrastrar por el pecado y llegue a endurecerse. 14 Hemos pasado a ser solidarios de Cristo, pero con tal de que mantengamos hasta el fin nuestra convicción del principio.
15 Fíjense en lo que dice la Escritura: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor; no endurezcan su corazón, como ocurrió en el día amargo.
16 ¿Quiénes son esos que, después de haber oído, amargaron a Dios? Todos los que salieron de Egipto gracias a Moisés. 17 ¿Contra quiénes se indignó Dios durante cuarenta años? Contra los que habían pecado, por lo que perecieron y sus cadáveres quedaron en el desierto. 18 ¿A quiénes juró Dios que no entrarían en su lugar de descanso? A aquellos rebeldes, por supuesto, 19 y vemos que se les prohibió la entrada a causa de su falta de fe.

VOLVER