Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Biblia Latinoamericana

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Apocalipsis

18
:B:1 Después de esto vi bajar del cielo a otro ángel. Era tan grande su poder, que toda la tierra quedó iluminada por su resplandor. 2 Gritó con voz potente:
2 «¡Cayó, cayó la Gran Babilonia!
2 Se ha convertido en guarida de demonios,
2 en refugio de espíritus inmundos,
2 en nido de aves impuras y asquerosas;
3 porque con el vino de su prostitución
3 se han emborrachado todas las naciones;
3 los reyes de la tierra pecaron con ella,
3 y los comerciantes del mundo se hicieron ricos con ella,
3 pues era buena para gastar.»
4 Oí otra voz que venía del cielo y decía:
4 «Aléjate de ella, pueblo mío,
4 no sea que te hagas cómplice de su maldad
4 y tengas que compartir sus castigos;
5 porque sus pecados se han apilado hasta el cielo
5 y Dios se ha acordado de sus maldades.
6 Devuélvanle según ella ha dado,
6 páguenle el doble de lo que ha hecho,
6 viértanle doble medida de lo que ella daba de beber.
7 Que sufra tantos tormentos y penas
7 como fueron su orgullo y su lujo.
7 Se dice a sí misma:
7 “¡Domino como reina, no soy viuda,
7 nunca conoceré el lamento.’’
8 Por eso, y en un solo día,
8 caerán sobre ella sus plagas:
8 muerte, lamentos y hambre,
8 y quedará consumida por el fuego;
8 pues poderoso es su juez, que es Dios, el Señor.»
9 Llorarán y harán duelo por ella los reyes de la tierra que con ella se acostaban y lo pasaban bien cuando vean la humareda de su incendio. 10 Se detendrán a distancia aterrados ante su suplicio y exclamarán:
10 «¡Ay, ay de la gran ciudad,
10 de Babilonia, ciudad poderosa,
10 que en una hora te arrasó el juicio!»
11 Llorarán y se lamentarán por ella los comerciantes de la tierra, porque ya no hay quien compre sus mercaderías: 12 sus cargamentos de oro, plata, piedras preciosas y perlas; telas de lino fino y púrpura, vestidos de seda y escarlata; maderas perfumadas, objetos de marfil y muebles muy costosos; bronce, hierro y mármol; 13 especias, perfumes, mirra e incienso; vino y aceite, harina y trigo, vacunos y corderos, caballos y carruajes, esclavos y mercadería humana. 14 Dirán: «Ya no verás más las frutas que ansiabas. Se acabó para ti el lujo y esplendor, y jamás volverán.»
15 Los que traficaban con estas cosas y con ella se enriquecían, se mantendrán a distancia horrorizados por su castigo. Llorando y lamentándose 16 dirán a gritos:
16 «¡Ay, ay, de la Gran Ciudad, la que se vestía de lino, púrpura y escarlata y resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas! 17 ¡En una hora se acabó tanta riqueza!»
17 Todos los capitanes, navegantes, marineros y cuantos se ocupan en los trabajos del mar se detuvieron a distancia 18 y gritaron al contemplar la humareda de su incendio: «¿Dónde se ha visto jamás ciudad como ésta?» 19 Y echando polvo sobre su cabeza, decían llorando y lamentándose:
19 «¡Ay, ay de la Gran Ciudad, donde se hicieron muy ricos, gracias a su lujo, cuantos tenían naves en el mar! ¡En una hora ha quedado devastada!»
20 ¡Alégrense por ella, cielos,
20 y también ustedes los santos, los apóstoles y los profetas!
20 Porque Dios les ha hecho justicia y le hizo pagar.
21 Entonces un ángel poderoso tomó una piedra, tan enorme como una piedra de molino, y la arrojó al mar, diciendo: «Así, con igual violencia, será arrojada Babilonia, la Gran Ciudad, y no se volverá a ver más.
22 Nunca más se oirán en ti
22 el son de arpas y cítaras,
22 flautas y trompetas;
22 no trabajarán más en ti
22 artesanos de ningún arte;
22 no se oirá más en ti ruido de molino,
22 ni brillará luz de lámpara;
23 no se oirán más en ti
23 los cantos del novio y de la novia.
23 Porque tus comerciantes eran los magnates de la tierra,
23 y con tus hechicerías se extraviaron las naciones.
24 En esta ciudad fue hallada sangre de profetas y santos
24 y de todos los que fueron degollados en la tierra.»

VOLVER