Ante la declaración del Estado de Alarma por la situación ocasionada por el COVID-19 y en cumplimiento de las medidas establecidas para hacer frente a la situación, las librerías San Pablo permanecerán cerradas al público hasta nuevo aviso. Les recordamos que pueden seguir haciendo sus compras en nuestra tienda online www.sanpablo.es que permanecerá plenamente operativa durante este tiempo.

Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Biblia Latinoamericana

Tamaño de letra: Aumentar - Reducir - Original

Génesis

2
1 Así estuvieron terminados el cielo, la tierra y todo lo que hay en ellos. 2 El día séptimo Dios tuvo terminado su trabajo, y descansó en ese día de todo lo que había hecho. 3 Bendijo Dios el Séptimo día y lo hizo santo, porque ese día descansó de sus trabajos después de toda esta creación que había hecho.
4a Aquí viene la continuación, después de creados el cielo y la tierra.
«El Adán» en el jardín de Edén
:B:4b El día en que Yavé Dios hizo la tierra y los cielos, 5 no había sobre la tierra arbusto alguno, ni había brotado aún ninguna planta silvestre, pues Yavé Dios no había hecho llover todavía sobre la tierra, y tampoco había hombre que cultivara el suelo 6 e hiciera subir el agua para regar toda la superficie del suelo.
7 Entonces Yavé Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre tuvo aliento y vida. 8 Yavé Dios plantó un jardín en un lugar del Oriente llamado Edén, y colocó allí al hombre que había formado. 9 Yavé Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, agradables a la vista y buenos para comer. El árbol de la Vida estaba en el jardín, como también el árbol de la Ciencia del bien y del mal.
10 Del Edén salía un río que regaba el jardín y se dividía en cuatro brazos. 11 El primero se llama Pisón, y corre rodeando toda la tierra de Evila donde hay oro, 12 oro muy fino. Allí se encuentran también aromas y piedras preciosas. 13 El segundo río se llamaba Guijón y rodea la tierra de Cus. 14 El tercer río se llama Tigris, y fluye al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates.
15 Yavé Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. 16 Y Yavé Dios le dio al hombre un mandamiento; le dijo: «Puedes comer todo lo que quieras de los árboles del jardín, 17 pero no comerás del árbol de la Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás.»
18 Dijo Yavé Dios: «No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una auxiliar a su semejanza.»
19 Entonces Yavé Dios formó de la tierra a todos los animales del campo y a todas las aves del cielo, y los llevó ante el hombre para que les pusiera nombre. Y el nombre de todo ser viviente había de ser el que el hombre le había dado.
20 El hombre puso nombre a todos los animales, a las aves del cielo y a las fieras salvajes. Pero no se encontró a ninguno que fuera a su altura y lo ayudara. 21 Entonces Yavé hizo caer en un profundo sueño al hombre y éste se durmió. Le sacó una de sus costillas y rellenó el hueco con carne. 22 De la costilla que Yavé había sacado al hombre, formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces el hombre exclamó: 23 «Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada varona porque del varón ha sido tomada.»
24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y pasan a ser una sola carne. 25 Los dos estaban desnudos, hombre y mujer, pero no sentían vergüenza.

VOLVER