Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

S. Hilario de Poitiers, m.l.; Leoncio; Remigio; Vivencio

Santo del día

I del T.O. 1ª del salterio 1Sam 3,1-10.19-20 / Sal 39 / Mc 1,29-39


 



Primera Lectura: 1Samuel 3,1-10.19-20


En aquellos días, el pequeño Samuel servía en el templo del Señor bajo la vigilancia de Elí. Por aquellos días las palabras del Señor eran raras y no eran frecuentes las visiones. Un día estaba Elí acostado en su habitación; se le iba apagando la vista y casi no podía ver. Aún ardía la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el templo del Señor, donde estaba el arca de Dios. El Señor llamó a Samuel y él respondió: «Aquí estoy». Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: «Aquí estoy; vengo porque me has llamado». Respondió Elí: «No te he llamado; vuelve a acostarte». Samuel volvió a acostarse. Volvió a llamar el Señor a Samuel. Él se levantó y fue a donde estaba Elí y le dijo: «Aquí estoy, vengo porque me has llamado». Respondió Elí: «No te he llamado, hijo mío; vuelve a acostarte». Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel, y él se fue a donde estaba Elí y le dijo: «Aquí estoy; vengo porque me has llamado». Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho y dijo a Samuel: «Anda, acuéstate; y si te llama alguien, responde: “Habla, Señor, que tu siervo te escucha”». Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: «¡Samuel, Samuel!». Él respondió: «Habla, Señor, que tu siervo te escucha». Samuel crecía, Dios estaba con él, y ninguna de sus palabras dejó de cumplirse; y todo Israel, desde Dan hasta Berseba, supo que Samuel era profeta acreditado ante el Señor.


 ___________________________________________________________________________________________________________


 


Salmo responsorial: Salmo 39,2 y 5.7-8a.8b-9.10


 


Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.


 


Yo esperaba con ansia al Señor: él se inclinó y escuchó mi grito. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor, y no acude a los idólatras que se extravían con engaños.


 


Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: «Aquí estoy».


 


Como está escrito en mi libro: «Para hacer tu voluntad». Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas.


 


He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios: Señor, tú lo sabes.
___________________________________________________________________________________________________________


 



Evangelio: según san Marcos 1,29-39


En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca». Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Un día en la vida de Jesús


El breve texto de Marcos narra la actividad de Jesús a lo largo de una jornada. Es una página de su agenda. Cura primero a la suegra de Pedro y a los enfermos que al atardecer le presentan los vecinos del pueblo. Son signos de la misericordia de Dios que «perdona nuestras culpas y cura nuestras enfermedades». De madrugada se retira al descampado para orar. De Jesús podía decirse con toda razón que toda su vida era oración: «Yo nunca estoy solo», le hace decir el evangelio de Juan. Pero siente la necesidad de reservar momentos para «experienciar» en todas sus dimensiones de verdadero hombre su condición de Hijo amado del Padre. Y cuando los discípulos le reclaman de parte de quienes quieren retenerlo por sus milagros, se pone en marcha hacia nuevos pueblos en los que anunciar la buena nueva del Reino.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos

26/10/2018

Presentación del libro Nelson Mandela

Presentación del libro Nelson Mandela de Javier Fariñas