Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

S. Clemente I / S. Columbano, m.l.; Lucrecia; Sisinio; Bto. Miguel Agustín Pro

Santo del día

XXXIV del T.O. 2ª del salterio Ap 15,1-4 / Sal 97 / Lc 21,12-19


 



Evangelio: según san Lucas 21,12-19


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Persecución y vigilancia


En la etapa previa a la segunda venida del Señor, discurre el tiempo de la Iglesia. Su historia confirma la presencia en ella de esas pruebas, odios y persecuciones a los discípulos que Jesús les había anunciado. La misma historia muestra la presencia constante de la asistencia y la ayuda del Señor a lo largo de los siglos. Paradójicamente, además, esta ayuda del Señor se ha manifestado de la forma más palpable en los tiempos de mayor persecución, que con frecuencia han sido a la vez los momentos de mayor autenticidad de las comunidades cristianas, y como consecuencia de ello, las de mayor extensión del cristianismo, gracias al testimonio de esas comunidades y de sus mártires. La sangre de los mártires es semilla de cristianos. Es posible que la espera en los primeros tiempos de una venida pronta del Señor mantuviese viva la vigilancia, y que la relajación de esa expectación en tiempos como el nuestro favorezca la acomodación de los cristianos al mundo y la pérdida de vigor de nuestra fe. Por eso es tan importante la llamada a la vigilancia, y la atención a los signos de los tiempos que Jesús recomienda a los discípulos en los textos de los evangelios de estos últimos días del año litúrgico.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos