Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

Presentación de la Virgen, m.o.; Nª Sra. de la Piedad; Gelasio I; Columbano

Santo del día

XXXIV del T.O. 2ª del salterio Ap 14,1-3.4b-5 / Sal 23 / Lc 21,1-4


 



Evangelio: según san Lucas 21,1-4


En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo: «Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: El gesto de una creyente


Entre los muchos que depositan su ofrenda al entrar en el templo la mirada de Jesús se ha fijado en una pobre viuda que ha echado unos céntimos, y destaca para sus discípulos el valor de su gesto. Los demás han echado de lo que les sobra; ella, de lo que necesitaba: «todo lo que tenía para vivir». La mirada de Jesús, reflejo de la mirada de Dios que ya en María había mirado «la humildad de su esclava», se complace en la triple sencillez de la mujer, viuda y pobre. El valor de su gesto está en que, al echar lo que tiene para vivir, ofrece al Señor su vida; se da a sí misma en un gesto de generosidad absoluta que manifiesta su confianza incondicional en Dios, su amor a Dios con todo el corazón. La ofrenda de la viuda tiene valor teologal, es una manifestación de su condición de creyente. La viuda pobre, con ese gesto silencioso en el que solo Jesús se ha fijado, ha realizado de forma perfecta, seguramente sin conciencia expresa de ello, su condición de discípula de Jesús, porque el que no se entrega a sí mismo, no puede ser su discípulo. Con su ofrenda ha confiado a Dios su vida; se ha confiado a sí misma al Padre: Ha mostrado que Dios es lo primero para ella; y por Él ha entregado todo lo que tiene, con alegría.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos