Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Santo del día

José Pignatelli; Deodato de Rodez; León de Asís

Santo del día

XXXIII del T.O. 1ª del salterio Ap 1,1-4; 2,1-5a / Sal 1 / Lc 18,35-43


 



Evangelio: según san Lucas 18,35-43


En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron: «Pasa Jesús Nazareno». Entonces gritó: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!». Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se paró y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?». Él dijo: «Señor, que vea otra vez». Jesús le contestó: «Recobra la vista, tu fe te ha curado». En seguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.


___________________________________________________________________________________________________________


Reflexión: Desde lo hondo a ti grito, Señor


Lucas acaba de anotar que, tras el tercer anuncio por Jesús de su pasión, «los discípulos no entendieron nada». En contraste con ellos el ciego que pedía limosna junto al camino es presentado como modelo de creyente en Jesús, y la narración describe los pasos que le han llevado al encuentro con Jesús que le cambió la vida. El primero, la atención a lo que ocurre a su lado, la pregunta por lo que es incapaz de ver y la identificación de Jesús, de quien tenía noticias, a quien estaba buscando, con quien estaba deseando encontrarse. Su reacción inmediata es llamarle a grito vivo, como hacen los que oran desde una situación de gran necesidad: «Desde lo hondo a ti grito, Señor». La respuesta de Jesús es la que él ha recomendado a sus discípulos en la parábola del samaritano: detenerse y hacer que lo traigan a su lado. Su encuentro con él sigue la pauta de todos los encuentros: dirigirle una pregunta que parece ociosa, pero que permite al ciego dar un contenido preciso a su ruego. La fe que adivina Jesús en su actitud y en su ruego le cura de su ceguera, y permite a Jesús declararle salvado. El ciego ya puede seguir a Jesús como un discípulo en su camino a Jerusalén.


___________________________________________________________________________________________________________


Eventos

22/11/2017

SAN PABLO presenta Cartas a Franciscus, en un acto especial en Madrid

La Editorial SAN PABLO España tiene el placer de invitarle a la presentación de Cartas a Franciscus, el próximo miércoles 22 de noviembre en el salón de actos del Colegio Mayor Chaminade de Madrid, apartir de las 19 (...)

27/11/2017

Presentación "Francisco de Asís. Historia y leyenda" en Salamanca

La Editorial SAN PABLO España presenta el lunes 27 de noviembre el libro Francisco de Asís. Historia y leyenda, de Carlos Amigo Vallejo, en un acto en el que intervendrán Card. Carlos Amigo Vallejo, Arzob (...)