Ser Paulino

 

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida

Jesús es el Maestro, porque él enseñó no sólo con "palabras", sino también con acciones. Jesús "comunica" con su vida el mensaje de amor que Dios nos ha encomendado. Jesús es el "Maestro", ya que es el seguro de "Camino" que conduce a Dios el Padre, es la "Verdad" y es la liberación de la "Vida" que llena a todos de alegría y esperanza. Éste es el núcleo de la espiritualidad y el anuncio de los Padres y Hermanos de Pablo.

La espiritualidad de la Sociedad San Pablo, centrada en " Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida", considera a Jesús en su totalidad.

María, Reina de los Apóstoles

María la madre de Jesús, bajo el título de "Reina de los Apóstoles", ocupa lugar especial en la espiritualidad de los Padres Paulinos y Hermanos. La imagen de María, concebida por el padre Santiago Alberione, refleja su significado. Ella es la celebración de Jesús, sin embargo, no lo retuvo para sí misma, sino que lo ofrece mundo. El P. Alberione quiso mostrar con este gesto que la misión de los Paulinos es la misma María, es decir, tener a Jesús entre nosotros y ofrecerlo al mundo a través de los medios de comunicación.

San Pablo apóstol

San Pablo es considerado por el P. Alberione el verdadero fundador de los Padres y Hermanos Paulinos. Para él, la Familia Paulina fue creada por san Pablo para continuar su trabajo. Cada Paulino está llamado a dar testimonio del Evangelio en la fe, la perseverancia y el ardor, con el mismo celo del Apóstol Pablo, en la cultura de la comunicación.

 

El estudio es un medio indispensable para la realización de la tarea apostólica ayudándonos a entender y a percibir las exigencias de los tiempos. No podemos estar en nuestra vida siempre haciendo las cosas de la misma manera. Debemos avanzar, mejorar nosotros mismos todos los días. El estudio es para la vida, la vida es para la eternidad, todo es para Dios. La misión de los Paulinos requiere un esfuerzo constante. Siempre debemos estar dispuestos a aprender, ya que el rápido avance de la tecnología no se detiene.

La misión de los Padres y hermanos Paulinos es proclamar el Reino de Dios en el carisma específico de la Congregación y consiste en anunciar el Evangelio a través de los medios de comunicación. Como consagrados, debemos hablar al mayor número de personas de forma clara, actual y profunda; como decía el P. Santiago Alberione: “Hablar de todo sí, pero cristianamente”.

La misión del religioso Paulino no consiste sólo en el uso de los lenguajes y las nuevas formas de la tecnología, implica también ser el protagonista en la creación de un nuevo estilo de reflexión dentro de la cultura digital, contribuyendo de tal forma que la Comunicación se torne siempre más humana y que sea luz para los hombres de hoy.

Vida Comunitaria

En palabras del P. Santiago Alberione, nuestra vida comunitaria nació de la misión y para misión. Nuestra vida fraterna alcanza su máxima expresión cuando honramos a los hermanos, reconociendo sus cualidades, mostrándoles nuestra sincera estima, participando en sus victorias, dificultades y alegrías. La comunidad es el lugar donde el joven aprende a conocerse a sí mismo y a respetar al otro, creando de esta forma, una conciencia comunitaria, caracterizada por la sociabilidad y la capacidad de trabajar siempre en equipo y aprender a ejercer su liderazgo.