Uso de Cookies: Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

ACEPTAR Más información

Buscar por:
  • Título
  • Autor
  • ISBN
  • Editorial
  • Categoría
 

Líneas Editoriales

Visión teológica del apostolado de la comunicación

Para calificar el apostolado de las ediciones como "predicación" en sentido pleno, el Fundador esbozó una teología de la comunicación utilizando los términos "editar, editor, editorial, edición, ediciones".

«1. Edición: el Padre celeste ab aeterno es el editor del Hijo. 2. Edición: María es la editora del Verbo humanado. 3. Edición: el Hijo de Dios es el editor del Evangelio. El Espíritu Santo es autor y editor de las Sagradas Escrituras. 4. Edición y Editorial: la Iglesia. María, madre, maestra y reina de los editores y de las ediciones. San Pablo, el escritor más abundante del Nuevo Testamento» (Alberione, pp. 131-133).

En el volumen Apostolado de la Prensa (pp. 10-14) el Fundador explica el origen del apostolado de la prensa haciéndolo remontarse a Dios Padre, a Cristo, a los evangelistas y a los autores del Nuevo Testamento, a los Padres de la Iglesia, a los grandes santos y teólogos, a los Papas, sobre todo a los Papas contemporáneos, llegando a la conclusión: «Por tanto el apostolado de la Prensa viene de Dios, la Iglesia lo adoptó, y se usa universalmente».

Contenidos del apostolado paulino

De la integralidad de la espiritualidad se deriva la integralidad de los contenidos del apostolado de la comunicación: dar todo el Cristo a todos los hombres con todos los medios. Dogma, moral y culto son los contenidos fundamentales. «La Biblia es el primer libro que debemos dar. O lo damos con las películas, o con la prensa, o con la voz en la radio, o por medio de los discos o de diapositivas, o de cualquier otro modo: usando todos los medios que el Señor nos ha proporcionado». «Nuestro Instituto es docente. Quiere dar a Cristo al mundo, es decir, su doctrina, su moral, su culto. Cristo seccionao no nos restaura; Cristo completo es resurrección, vida y salvación para todo el mundo. Realicemos un apostolado completo y santificador».

De esta certeza nacen libros, revistas, programas de radio y televisión, filmes, discos y diapositivas que tienen como argumento la Sagrada Escritura, el Evangelio, el catecismo, la teología, la patrística, la liturgia, la moral, la pastoral, la exégesis, etc. Pero la evangelización no puede identificarse únicamente con los temas religiosos: «Dar en primer lugar la doctrina que salva. Empapar de Evangelio todo el pensamiento y el saber humano. No hablar sólo de religión, sino de todo hablar cristianamente» (AD 87).

Todos los medios de comunicación deben ocuparse de todo lo que es humano, vertiendo sobre ello una mirada sobrenatural capaz de asemejarse incluso a la paciencia de Dios y de tomar en serio la libertad del hombre. El P. Alberione sugiere un criterio inspirador para los contenidos «humanos» del apostolado de las ediciones: «Para ejercer nuestra misión apostólica: dar la verdad con la doctrina, el bien con la moral, la belleza con la forma. No es necesario escribir siempre de religión, pero es necesario, sin embargo, escribir siempre cristiana-mente». «Todo lo que hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de laudable; todo lo virtuoso, lo que es digno de aplauso, tenedlo en cuenta»: esta exhortación de san Pablo a los Filipenses (4,8) la indica el P. Alberione como criterio para el apostolado de las ediciones cuando no es explícitamente «religioso».

Características del apostolado de las ediciones

La voluntad del apóstol paulino de comunicar su experiencia de fe debe tener en cuenta algunas características muy destacables en la actividad misionera de Cristo y de san Pablo. Cuanto se comunica en el apostolado de la comunicación debe estar en total comunión eclesial: fundado con certeza en la Biblia, en línea con la tradición, con la teología y con el magisterio. «Dejando a un lado los sentimientos personales, oriente siempre la mente, la voluntad y el corazón a pensar, a obrar y a sentir, y por tanto a escribir de manera conforme a la Iglesia».Para garantizar la comunión con toda la Iglesia, el P. Alberione quiso que los religiosos de la Sociedad de San Pablo estuviesen vinculados también con el voto de «fidelidad al romano Pontífice por cuanto concierne al apostolado».

La fidelidad al mensaje debe estar acompañada por la dimensión misionera, y respirar la universalidad de san Pablo: «Sintámonos, como san Pablo y en san Pablo, deudores de todos los hombres, ignorantes y cultos, católicos, comunistas, paganos, musulmanes. Amemos a todos. A todos (llegue) nuestro apostolado».

Pero la universalidad tiene una atención especial para las masas y exige por tanto popularidad, vulgarización de los contenidos en un lenguaje comprensible. El Fundador luchó por la redacción de un Evangelio con notas para las diversas categorías sociales; quiso una Biblia de bajo precio para la familia, con notas comprensibles para todos los miembros. Pero junto a la atención al pueblo es necesario, decía, cuidar también la clase elevada culturalmente, ya que conquistar para el cristianismo una persona culta equivale a «pescar con red» por el bien que de ello se puede derivar.

La característica principal del apostolado de las ediciones es la pastoralidad, la habilidad para hacerse comprender por los destinatarios, sea masa o gente culta. «Las almas no se acercan a Dios todas del mismo modo; generalmente tienen necesidades personales. El apóstol debe aprender de su modelo san Pablo el arte de "hacerse todo a todos" y adaptarse a cada uno según sus condiciones físicas, intelectuales, morales y religiosas».

La predicación del apostolado de las ediciones exige tanto la santidad personal como la capacidad de comunicar de forma comprensible el propio testimonio. Un apóstol de la comunicación no se improvisa: «No basta tener una ciencia mediana, sino que se requieren unos conocimientos más amplios, a los cuales hay que añadir una gran habilidad para exponerlos con claridad».

Y también: «Nuestro apostolado exige en primer lugar la ciencia común y después la cultura de los medios de comunicación: por tanto la capacidad de redacción no sólo de libros o revistas, sino también la preparación de películas, programas de radio y de televisión. Para ello se necesitan estudios verdaderamente especializados». El Fundador, al ir asumiendo progresivamente para la evangelización los diversos medios de comunicación (1914, la prensa; 1938 y 1955, el cine; 1948, la radio; 1963, el disco) advierte que cada uno de ellos tiene su propio lenguaje y sus propias leyes de expresión, que exigen una formación adecuada.

La santidad y la preparación profesional de cada uno en comunicación serían insuficientes sin una organización bien articulada de la actividad apostólica. El P. Alberione ha puesto «el trabajo organizado» al servicio de la evangelización: «Debemos dar una gran importancia a las organizaciones. Eh, sí. Organizar el bien. Las organizaciones tienen gran fuerza y uno puede ser santo, pero él solo, individualmente, es un junco. En cambio, si en vez de un junco se unen muchos juncos juntos, entonces se convierte en una fuerza. Hay que tener esto siempre presente: la unión hace la fuerza».

El P. Alberione estuvo constantemente atento a las novedades en comunicación para ponerlas, apenas fue posible, al servicio de la evangelización. Para transfundir a los Paulinos de todos los tiempos esta atención a la comunicación, dejó como consigna a sus continuadores el estar siempre en la vanguardia «para predicar en cualquier época con los medios más rápidos y eficaces», siempre al ritmo de los tiempos.

Catálogos

Más leídas

13/07/2017

Ha fallecido Joaquín Madurga

Autor de numerosos discos de música litúrgica en SAN PABLO, fue uno de los artífices de la renovación litúrgica posconciliar.

04/07/2017

¿Qué hacemos cuando los niños se aburren en verano?

Lecturas y actividades lúdicas y formativas que ayudan a los niños a adquirir valores y actitudes positivas de un modo entretenido.
Algunas propuestas de SAN PABLO para los niños: Mundo Valores, Sentimientos y Valores, Calacuentos…

22/06/2017

Felicísimo Martínez comenta el Evangelio 2018 editado por SAN PABLO

Ya está disponible en todas las librerías.
Incorpora los textos litúrgicos oficiales aprobados por la Conferencia Episcopal Española

Eventos